SE CALIENTA LA DISPUTA POR EL ESCAÑO DE MARCO RUBIO EN EL SENADO

Jesús Hernández

Diario Las Américas

Los congresistas Patrick Murphy y Ron DeSantis marchan al frente de las campañas de sus respectivos partidos políticos.

Aún faltan cinco meses para elegir quién ocupará el puesto del senador Marco Rubio en la Cámara Alta del Congreso, pero antes que esto suceda los floridanos demócratas y republicanos tendrán que librar sus propias batallas para escoger a quienes los representarán en la batalla final el 8 de noviembre.

Según las encuestas de Quinnipiac University, la única institución reconocida que se ha ocupado, hasta el momento, de sondear la intención de votos en nuestro estado, el congresista demócrata por el distrito 18 Patrick Murphy y el también congresista, por el distrito 6, Ron DeSantis, ambos representantes de zonas ubicadas en la costa centro este floridana, marchan al frente de las campañas de sus respectivos partidos políticos.

Si esto fuera cierto, el sur de la Florida, específicamente Miami-Dade, el condado más poblado, y tal vez políticamente más fuerte, quedaría fuera de la contienda senatorial, que tendrá su elección primaria el próximo 30 de agosto.

De hecho, Quinnipiac University anticipa que el demócrata Murphy ganaría la contienda ante el republicano DeSantis el 8 de noviembre, lo cual prevé que el escaño republicano de Rubio sería ocupado por un demócrata para darle un voto más, en el muy reñido estatus senatorial del país, al partido que hoy ansía tener la mayoría.

Mientras tanto, DIARIO LAS AMÉRICAS ha recopilado algunas de las declaraciones de los aspirantes que apuestan por ocupar el puesto de Rubio, que podrían servir para conocer la naturaleza de sus ideas y planteamientos.

Aspirantes demócratas

Comenzamos con Patrick Murphy, representante de Palm Beach, Martin y St. Lucie, quien ha sido criticado por defender una propuesta de ley que otorgaría préstamos a necesitados con una alta tasa de interés, asegura que “las regulaciones sobre préstamos en la Florida son las mejores”, cuando, según Pew Research Center, el estado de Colorado cuenta con la mejor oferta.

El congresista del distrito 9, centro de la Florida, Alan Grayson mostró su oposición a la actual ley de Social Security, que limita las contribuciones hasta un máximo de salario de 118.500 dólares, al ilustrar que los grandes asalariados, como el jugador de baloncesto LeBron James, apenas necesitan trabajar unos minutos para pagar sus impuestos, cuando deberían aportar más para ayudar al fondo público de pensiones y sanidad.

Por otra parte, la aspirante Pam Keith, que no ostenta un cargo político pero expone un currículo de servicios públicos, planteó que la inapetencia de los más jóvenes por la política “no es precisamente porque a ellos no les importe”, sino que “hay candidatos que no les importa los jóvenes”.

Aspirantes republicanos

El congresista Ron DeSantis, distrito 6, costa centro este floridana, apuesta por la seguridad de la nación como principio clave de su campaña política y plantea “la necesidad de desviar recursos” para impedir la entrada de terroristas porque “hay mucho más que ISIS para preocuparse”.

El actual vicegobernador del estado, Carlos López Cantera, oriundo de Miami-Dade, que se opone a la política del presidente Barack Obama sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, se autodenomina un “republicano floridano y no un republicano de Washington DC”, porque junto al gobernador Rick Scott ha “logrado disminuir los impuestos, crear millones de puestos de trabajo y pagar la deuda del estado”.

Asimismo, el congresista David Jolly, cuyo distrito 13, enclavado en el condado Pinellas, fue recientemente redefinido para incluir más votantes demócratas, manifestó que la manera que el Gobierno provee fondos a clínicas de mujeres, como Planned Parenthood, debe ser analizada otra vez, sin que ello signifique crear un cuarto comité de investigadores porque atentaría contra el concepto del “partido que apuesta por menos gobierno”.

El urbanizador de la zona de Bradenton Carlos Beruff también enarbola la bandera de la seguridad y plantea, entre otras propuestas, que la entrada de musulmanes al país debe ser cuando menos vigilada.

Para concluir, Todd Wilcox, un exoficial de las Fuerzas Especiales, que formó parte de la Agencia Central de Inteligencia, igualmente piensa en la seguridad de la nación y defiende la aplicación de ciertas tácticas de interrogación para obtener información, como waterboarding, o tortura submarina, que fue aplicada a individuos relacionados con el terrorismo y prohibida por el presidente Obama.

http://www.diariolasamericas.com/4842_locales/3856739_se-calienta-disputa-por-puesto-de-marco-rubio.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image