EL CAMBIO CLIMÁTICO ES TAN PELIGROSO COMO EL TERRORISMO AMBIENTAL

Por George Chaya

Existe una relación directa entre el cambio climático, terrorismo, pobreza y la proliferación de armas de destrucción masiva entre los problemas que trascienden las fronteras en el mundo.

Si bien es cierta la importancia de destacar que el cambio climático es tomado en cuenta de la misma forma que los demás desafíos, demanda un sacrificio superlativo, tanto como la lucha contra las demás endemias por parte de los gobiernos y las sociedades para enfrentar el problema.

En este contexto, en un discurso efectuado en la Cumbre del Clima que se realizó en Nueva York el año pasado, el secretario de Estado John Kerry recordó todos los esfuerzos que se han realizado desde la primera audiencia del Senado sobre cambio climático en 1988. De allí, surgieron las reuniones en Kioto, Buenos Aires y Copenhague como ejemplos que el mundo ha discutido el tema y su importancia. Sin embargo, concluyó que como sociedad se está avanzando lentamente en la solución del problema.

Argentina se ha dado a la tarea de asignar relevancia al fenómeno y en los primeros meses de gestión de la nueva administración se están redoblando esfuerzos en la materia con estrategias nuevas y abarcativas.

Se sabe que el mayor incremento en la contaminación de carbono que causa el cambio climático — el ultimo año se ha registrado el mayor aumento en 20 años a nivel internacional — no había sido considerado prioritario y en su real magnitud en Argentina en los últimos diez años. Actualmente, se ha hecho más en los primeros cuatro meses de este año que en el último decenio en nuestro país.

Esta tarea debe ser acompañada por los líderes mundiales que se incorporen a las Naciones Unidas para reconocer esta amenaza en la forma en que se requiere, añadiendo esperanza y trabajo para que la próxima cumbre mundial pueda producir el liderazgo de unirnos y tomar ventaja de la ventana de tiempo que nos queda para evitar los peores impactos del cambio climático.

En su momento, la visita de Barack Obama a nuestro país marcó un antes y un después en materia de políticas de Estado sumamente positivas de parte de la administración del presidente Mauricio Macri que merecieron la atención y congratulación del mandatario estadounidense quien, además, celebró las políticas ambientales de nuestro país, específicamente las relacionadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Argentina está sentando las bases en América Latina para una economía de energía limpia del futuro. Y hoy trabaja acorde al Plan de Acción Climática de la Comunidad Internacional que ha sido impulsado por el presidente Obama.

La política ambiental está en el camino correcto para cumplir con nuestros compromisos internacionales y reducir seriamente las emisiones de gases de efecto invernadero en el año 2020, y ello debe ser celebrado en la concientización de la ciudadanía para continuar con el trabajo serio y responsable que se está desarrollando. Así, después de muchos años, nuestro país marcha hacia su reinserción en el mundo de hoy.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image