LOS PATRIOTAS NUNCA MUEREN; SE MULTIPLICAN.

Por Alfredo M. Cepero

Director de www.lanuevanacion.com

Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero

"Old soldiers never die; they just fade away", balada donde se describe la lucha contra el Imperio del Sol Naciente en la Segunda Guerra Mundial, citada por el General Douglas MacArthur en su discurso de despedida ante el Congreso Norteamericano, el 19 de abril de 1951.

En la mañana del viernes 29 de abril recibí una llamada con la noticia esperada pero de todas maneras dolorosa de la muerte de un soldado incansable de nuestra prolongada lucha por la libertad de Cuba, mi amigo el Ingeniero Ernestino Abreu. Su hijo Ernesto me dijo: "El viejo falleció" y una corriente emotiva recorrió de norte a sur el mapa de mi geografía. Por mi mente pasó a velocidad sideral la película fascinante de mis relaciones de toda una vida con este cubano excepcional. Una película con capítulos de superación, lealtad, heroísmo y servicio que estas palabras mías no serán capaces de describir a cabalidad pero que deben de ser dichas y escritas para ejemplo y estímulo de las generaciones futuras. Las generaciones que tendrán que agradecerle la libertad y terminar la obra de amor iniciada por este profeta de la esperanza.

Para entender la vida de este hombre iluminado por el ideal de la libertad tenemos que comenzar por su origen campesino en el seno de una familia de limitados recursos económicos. Con apenas 16 años, el muchacho negociaba todos los días a lomo de caballo los 34 kilómetros de ida y regreso al pueblo de Jagüey Grande para completar los cursos que le permitieran acceder a una educación superior. Fue así como logró ingresar primero en la Escuela Técnico Industrial de Rancho Boyeros y, más tarde, en la Escuela de Artes y Oficios de La Habana donde unos años después se graduó de Químico Industrial. En 1955, a los 31 años de edad, el joven campesino con voluntad de hierro se graduaba de Ingeniero Agrónomo en la Universidad de la Habana.

Una vez alcanzado el éxito profesional funda una familia con una mujer perfecta para un hombre de sus inquietudes patrióticas y su intensidad de carácter. En las muchas veces en que fui invitado a su casa, yo tuve el gran honor y la inmensa satisfacción de ser objeto de las atenciones y el afecto de Alicia Abreu. Una compañera que aceptó de buen grado las prolongadas ausencias y las actividades conspirativas de su marido sin exigir explicaciones ni proferir una sola queja. Una versión moderna de Bernarda Toro ("Manana" para su marido), la heroína que optó por vivir en un rancho desvencijado en la campiña cubana para estar cerca del amor de su vida, el General Máximo Gómez. De esos dos pilares sólidos nacieron docenas de hijos y nietos que han triunfado en la vida y que son testimonio viviente del legado de decencia y honor de sus padres y abuelos.

Entre sus muchas virtudes, Ernestino Abreu supo ser siempre el amigo fiel y servicial de todos aquellos que necesitaron su ayuda, ya fuera en lo material o en lo espiritual. Disfrutaba intensamente la interacción con todos aquellos que tuvimos el privilegio de tratarlo y que hoy somos mejores seres humanos por haberlo tenido en nuestras vidas. Como si lo estuviera experimentando en este momento, siento todavía su fuerte estrechón de manos, su abrazo efusivo de bienvenida y las frases de estímulo con que siempre se despedía. Nunca fue negativo ni crítico, ni siquiera de aquellos que lo engañaron o lo traicionaron. Fue fácil para el perdón y pródigo en el elogio. Como un laurel frondoso, dio sombra y abrigo a todos los que transitaron por su camino. No reconoció más enemigos que los tiranos que todavía oprimen a su patria y contra los que estoy convencido de que seguirá luchando desde la eternidad.

Sin embargo, la faceta más conocida de su personalidad fue su dedicación absoluta a la recuperación de la patria perdida. Cuando otros hombres llevan nietos a la escuela o se dedican a contar historias, Ernestino Abreu decidió hacer historia por cuenta propia. A los 74 años de edad y después de haber fracasado en un intento dos años antes, emprendió un viaje de 24 horas y desembarcó a las 11 de la noche del 14 de mayo de 1998 en las costas de Cuba. No fue a dialogar con los sátrapas sino a confrontarlos a tiro limpio, el único lenguaje que entienden estos abusadores de mujeres, asesinos de presos y torturadores de opositores pacíficos. Por ese gesto inaudito en hombres de su estación en la vida lo llamé un día nuestro Don Quijote de la Mancha. ¡Qué pena que hombres de esta calidad sean tan escasos como el mirlo blanco!

Para quienes carecen de ese gran tesoro que es la fe, Ernestino Abreu ha muerto y dejado de ser parte de la lucha por la libertad y la dignidad del pueblo cubano. Para quienes creemos en la providencia divina, este cubano en superlativo sencillamente se nos ha adelantado en el camino hacia la patria celestial reservada para quienes cumplen su misión en la Tierra. Estoy seguro de que en este mismo instante está intercediendo ante todas las potestades celestiales para que hagan el milagro de libertar a Cuba de los vándalos que la oprimen.

Más que con la palabra, predicó con el instrumento poderoso del ejemplo. Y ese ejemplo será la semilla fructífera que se multiplicará en millares de patriotas que serán guardianes de la libertad de Cuba en el difícil futuro que se nos avecina. Porque los patriotas como Ernestino Abreu nunca mueren; se multiplican. Y con ello, se ganó un lugar de privilegio en el panteón de nuestros inmortales. Que Dios lo acoja en su santo seno.

La Nueva Nación es una publicación independiente cuyas metas son la defensa de la libertad, la preservación de la democracia y la promoción de la libre empresa. Visítenos en : http://www.lanuevanacion.com

SI NO DESEA SEGUIR RECIBIENDO LA NUEVA NACION, PINCHAR ABAJO

FAVOR DE BORRARME DE SU LISTA DE DIRECCIONES

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image