UNA MISMA DIETA PROMUEVE VÍNCULOS ENTRE ESPECIES DE PECES

La semejanza de las señales químicas que desprenden los animales según su alimentación podría explicar tal conducta.

Algunos peces prefieren nadar junto a otros que compartan su preferencia por ciertos alimentos - y como consecuencia huelan de forma similar - que hacerlo con miembros de la propia especie. Es una de las conclusiones a las que ha llegado un estudio dirigido por Tanja Kleinhappel, de la Universidad de Lincoln. El trabajo destaca el papel de las señales químicas en la creación de vínculos entre miembros de diferentes especies.

El equipo agrupó miembros de diferentes bancos de peces para investigar cómo se creaban vínculos entre especies distintas, en concreto, entre el espinoso de tres espinas (Gasterosteus aculeatus) y el espinoso de nueve de espinas (Pungitius pungitius). En condiciones naturales, ambas especies viven una al lado de la otra en ríos y arroyos del Reino Unido, pero en ocasiones algunos individuos se entremezclan en bancos de la otra especie. Los investigadores manipularon la alimentación de los animales por separado y observaron su comportamiento según el grupo donde se introducían a continuación.

Algunos grupos contenían miembros de ambas especies que comían diferentes tipos de alimentos. En tales casos, los espinosos de tres espinas eran los más propensos a asociarse con otros peces que recibían la misma dieta, sin importar la especie a la que estos pertenecían. Cuando todos los individuos de un grupo se habían alimentado con la misma dieta, los espinosos de tres espinas no mostraron ninguna preferencia en particular para nadar junto a los miembros de su propia especie.

Kleinhappel descarta la posibilidad de que el comportamiento de agregación observado esté controlado por señales visuales o de otro tipo no relacionado con la dieta y que son características de cada especie.

«Es más probable que la conducta guarde relación con la percepción de las señales químicas derivadas de la alimentación, ya que los peces procedían de diferentes tanques y no se conocían antes. Los resultados indican, por lo tanto, que el aprendizaje de un mismo tipo de señales químicas podría ser una forma de inducir comportamientos gregarios entre peces de una misma especie o de especies distintas», comenta Kleinhappel, quien añade que los resultados pueden ayudar a comprender mejor los mecanismos que promueven el aprendizaje social y la transferencia de información.

Los investigadores creen que los aminoácidos libres (los componentes básicos de las células, tejidos y músculos) podrían formar parte de las señales que los peces perciben. Investigaciones anteriores han demostrado que los aminoácidos de las secreciones cutáneas de los peces son muy similares a los hallados en sus alimentos. Se necesitan más experimentos para demostrar si estos compuestos ayudan de verdad a los peces a decidir con quién asociarse.

Según Kleinhappel, la explicación de esta conducta podría estribar básicamente en una estrategia de alimentación y protección. Al asociarse con otros peces que comparten la misma preferencia por ciertos alimentos, un pez puede asegurarse el sustento. Y rodearse de peces que huelen de modo semejante también le protege contra los depredadores que utilizan ciertos patrones de búsqueda química para detectar a sus presas.

Más información en Behavioral Ecology and Sociobiology

Fuente: Springer

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/una-misma-dieta-promueve-vnculos-entre-especies-de-peces-14104

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image