¡ SOY CUBANO DE LA CUBA DE

ANTES !

por Esteban Fernández

Sí, soy cubano. ¡Que orgullo siento al decir esto!. Siempre lo digo, todos los días lo repito. Jamás lo niego. Ni un solo instante en toda mi vida he querido ser, ni he tratado ser otra cosa que no sea ser cubano. Aunque últimamente he tenido que ponerle apellido a mi cubania y decir "Soy de los cubanos de la Cuba de antes, no de la Cuba actual!

Hablo alto, casi grito a veces, me gusta la Malta Hatuey con leche condensada, los casquitos de guayaba con queso crema.

Me emociono al oír el himno nacional cubano, al ver un grupo de banderas desesperadamente busco la cubana, y si no la veo me pongo bravo y al verla se me humedecen los ojos de lágrimas.

En la casa vendedora de discos sólo busco los de Chirino, Celia, Olguita, mi coterráneo Roberto Torres (“Soy güinero” es mi segundo himno nacional), Vicentico Valdés, Abelardo Barroso, Barbarito Diez. Las voces cubanas son las que me llegan al corazón. Disfruto los chistes de Guillermo Alvarez Guedes.

¡Qué alegría ir al cine, ver una película, y que ahí estén el cubano Andy García o la cubana Cameron Díaz! Me gustan los frijoles negros, el lechón, la yuca, los platanitos maduros fritos, el café Gaviña, el ajiaco, los pastelitos “refugiados”, las papas rellenas, el sandwich cubano, la media noche. Extraño el cucurucho de maní y el crocante habanero, los panques de Jamaica (los preferidos de mi amiga Mercy García Roca) y las butifarras de EL CONGO de Catalina.

Me gusta bailar la música cubana. Es más, es la única que me gusta bailar. Me molesta que le llamen “salsa” a mi rumba, cha cha chá, son montuno y la guaracha.

Soy de los poquitos que todavía mantiene en su carro las insignias cubanas y un letrero que dice “SOY QBAN”. Me gusta el tasajo, la ropa vieja, la vaca frita, el bacalao a la vizcaína (que será a la vizcaína pero para mí es a la cubana). Difícilmente vaya a un restaurante que no sea cubano. Adoro al Florida, el Colmao, el Criollo, Versailles, Las Villas, el Floridita, Porto's.

Discuto cosas del presente cubano y cosas que pasaron hace más de medio siglo. Hablo de Martí, de Maceo y de Gómez como si fueran unos difuntos familiares míos muy cercanos que todavía quiero y añoro. Y todos los 19 de Mayo digo: “Oh, un día como hoy murió el Apóstol”. No existe un solo acontecimiento internacional que opaque la Protesta de Baragua, ni admita que hay una playa más bonita que Varadero y todos los ríos del mundo siempre me han parecido unos riachuelos al compararlo con mi Mayabeque.

Todavía, a mi edad, disfruto en un picnic de jugar a la quimbumba, cubanizo hasta el Thanksgiving y obligo a que se adobe el pavo con sazones cubanos y naranja agria.

Para mí la bolsa sigue siendo cartucho y el ómnibus sigue siendo guagua, lo primero que hago al llegar a Miami es comerme una frita, tomarme un guarapo y escuchar las noticias de Cuba por Radio Mambí y acompañar a mi amigo Carlos Fandiño a ponerle unas flores en la tumba de Carlos Prío.

Ya enseñé a mi nieto a saludarme diciéndome: “¡Viva Cuba Libre, coño!”, solo leo libros escritos por autores cubanos, todos mis amigos íntimos son cubanos, fui criado en la religión Presbiteriana y sin embargo adoro a Santa Bárbara, a San Lázaro y a la Caridad del Cobre porque para mí esos son “mis santos cubanos”.

Al que no me quiere hablar de Cuba le digo bravo: “¿De qué quieres que te hable de Japón o de Italia?” Y ahí mismo no le hablo mas nunca. Hasta aquí mis recuerdos y añoranzas y vuelvo a la realidad.

------------------------------------------------------------------------------------

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image