EXPERIMENTO DE MILGRAM Y EL PODER DE LA AUTORIDAD

Las personas que obedecen órdenes se sienten menos responsables de sus acciones, según un estudio.

Más de 50 años después de que el psicólogo Stanley Milgram impactara al mundo con un estudio que reveló la disposición de las personas a infligir daño a otras si se les ordena hacerlo, un grupo de científicos cognitivos ha llevado a cabo una versión moderna de aquellos emblemáticos experimentos. El nuevo trabajo podría explicar los inquietantes descubrimientos de Milgram. Según los investigadores, quienes siguen órdenes se sienten menos responsables de sus actos, con independencia de que estos sean buenos o malos.

«Si estos resultados pueden replicarse, nos encontraríamos ante un gran mensaje», comenta Walter Sinnot-Armstrong, neurocientífico de la Universidad Duke que no participó en el trabajo. «Podrían ayudarnos a entender por qué las personas se muestran dispuestas a dañar a otras cuando se las coacciona: no lo ven como una acción propia», señala el experto. El estudio podría contribuir al antiguo debate jurídico sobre el reparto de responsabilidades entre alguien que actúa siguiendo órdenes y quien las imparte, comenta Patrick Haggard, neurocientífico cognitivo del Colegio Universitario de Londres y director del estudio, publicado hace unos días en Current Biology.

Los experimentos originales de Milgram fueron motivados por el juicio al nazi Adolf Eichmann, quien famosamente argumentó que «solo seguía órdenes» cuando enviaba a los judíos a la muerte. Haggard enfatiza que sus hallazgos no legitiman las acciones dañinas, pero sí parecen indicar que una excusa como «solo acataba órdenes» estaría delatando una verdad más profunda sobre cómo se siente una persona que actúa bajo el mando de otra.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image