EL GORDO AGUAFIESTAS

Por Esteban Fernández

Llevo una semana sumamente contento porque ya salimos del petulante gobernador de New Jersey -Chris Christie- de la contienda para la nominación del Partido Republicano para presidente. No digo que ese traje le quedaba grande porque a él todos los trajes le quedan ajustados.

Representó en el 2012 -por si algunos no se acuerdan- uno de los principales factores de la victoria de Barack Obama. O ¿ustedes no lo vieron tras el huracán Sandy derritiéndose al abrazar al presidente y caminando sumisamente a su lado como si fuera un perro faldero? Lo único que le faltó fue moverle el rabo a su amo. Parecía un bulldog castrado. Nada le fue más favorable a Obama que la guataquería de este aguafiestas. Desde ese día yo no lo puedo ver ni en pintura.

Lo pusieron a hablar en la Convención Republicana como orador principal ( "keynote speaker") y dedicó el 99 por ciento del tiempo al auto elogio y a vanagloriarse de su labor al frente del estado de New Jersey. Creo que si mencionó tres veces Mitt Romney fue mucho.

Y ahora con su descarga innecesaria -y sus ínfulas de antiguo fiscal- contra Marco Rubio me recordó el cuento del cesto de cangrejos que cuando uno sube un poco y trata de salir del cesto los otros lo halan y lo regresan al fondo de la cesta. Y desgraciadamente Christie no es el único cangrejo que padece de ese mismo mal. Es decir que el ataque despiadado viene de todos contra todos, la diferencia con Christie es que existe el precedente de haberle echado a perder las posibilidades de triunfo a Mitt Romney.

En realidad fue un ataque "Kamikaze" -como bien señala Charles Krauthammer- porque sí bien dañó a Marco Rubio al mismo tiempo cometió un suicidio político. Traducción al cubano: "Como Chacumbele él mismito se mató" Y esto no es una defensa de Marco Rubio porque si vamos a decir toda la verdad este estuvo extremadamente débil y repetitivo en su defensa. Un amigo mío cazador llegó a decirme que la postura confundida de Marco le recordó la mirada del venado cuando se ve acechado y en peligro.

Algunos dicen que “no debemos sorprendernos porque esa siempre ha sido la actitud de guapetón de barrio de la cual invariablemente ha presumido el gobernador de New Jersey”. Y yo respondo ¿y entonces porqué no utilizaba con frecuencia sus guaperías baratas contra Donald Trump que es él que está al frente de las encuestas? Pero eso no es nada nuevo, siempre hemos visto que los jorocones se temen y se ignoran unos a otros, porque todo el mundo sabe donde dice peligro.

Chris Christie lanzó su andanada contra Marco Rubio sencillamente porque consideró que iba a "coger los mango bajitos". Y la verdad es que me preocupé pensando que si Marco no pudo responderle adecuadamente a este fantoche personaje le sería muy difícil hacerle frente a la artillería de la pandilla -mucho peor que la de Al Capone- Clintoniana. Pero al final de la jornada todo fue una violenta zancadilla temporal en su carrera porque lució extraordinariamente bien, recuperado y agresivo en el debate del pasado sábado.

Y termino prometiéndoles que utilizaré con Christie el mismo artefacto que uso contra Obama, los Clinton y Bernie Sanders y que se llama “control remoto” En otras palabras, sólo me durará un segundo antes de cambiar de canal.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image