EN PELIGRO LA ESTRELLA DE MARCO

Por Alfredo M. Cepero

Director de www.lanuevanacion.com

Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero

Quiso lucir presidenciable y volar por encima del insulto pero apareció débil en una temporada política en que los votantes republicanos quieren más un "vengador" que un estadista.

Hasta el pasado sábado 7 de febrero Marco Rubio parecía destinado a hacerse con la postulación presidencial del Partido Republicano. Marco era una especie de estrella polar que señalaba el rumbo hacia una victoria republicana en noviembre. Pero entonces ocurrió el octavo debate del partido en el largo y accidentado camino a la postulación en sus primarias más intensas y controvertidas en más de medio siglo. Por primera vez en estas primarias la estrella de Marco Rubio fue opacada por las nubes borrascosas de un desesperado Chris Christie que se aferraba a su última oportunidad de mantenerse en la contienda. El pendenciero insolente que ha hecho de la diatriba y del insulto su preferida estrategia política le enfiló todos sus cañones y Marco quedó tan paralizado como un venado cegado por las luces de una rastra que se le viene encima.

En el intenso intercambio con Christie no se trataron temas de alta política que pudieran ayudar a superar la crisis creada por el inepto ideólogo de la Casa Blanca. Fue simplemente una confrontación de caracteres y voluntades. Un duelo a muerte en un "OK Corral" en que Christie salió victorioso. Marco buscó refugio atacando a Obama y diciendo que era un Maquiavelo que sabía lo que estaba haciendo para transformar a la sociedad norteamericana. Un señalamiento demasiado profundo que escapa a la percepción de la mayoría del electorado y no tiene utilidad alguna como punto de campaña. Quiso lucir presidenciable y volar por encima del insulto pero apareció débil en una temporada política en que los votantes republicanos quieren más un "vengador" que un estadista. Y ese error de cálculo podría costarle caro.

Pero lo peor de todo es que Maco Rubio y su equipo ignoraron la guerra avisada de Chris Christie durante la semana previa al debate. Con un nivel de aprobación por debajo del 4 por ciento, Christie empezó a referirse a Rubio como el "niño en la burbuja" y a decir que todo lo que hacía era repetir una monserga que tenía memorizada. Hasta ese momento, Rubio aparecía como la alternativa a Jeb Bush que contaría con el apoyo de la guardia atrincherada del Partido Republicano. Christie sabía que, para tener vida después de New Hampshire, tenía que destruir al heredero y convertirse en otra alternativa de los grandes intereses del partido. Y no me caben dudas de que, al menos por el momento, logró su propósito.

En el momento en que escribo estas líneas no han tenido lugar aún las primarias de New Hampshire que serán el termómetro que nos permitirá medir el daño sufrido por Marco Rubio y los beneficios logrados por Christie como resultado de este duelo de palabras. Entonces sabremos si la sonrisa "angélica" de Marco lo inoculará de los dardos venenosos del belicoso Chris Christie. Mientras observaba el debate me pasó varias veces por la mente que la ciencia de la política es quizás una de las más alejadas de las matemáticas. Mientras en la segunda predomina la certeza, la primera está plagada de incertidumbre.

Sin embargo, hay algo donde no tengo la menor duda. El debate en New Hampshire ha prolongado las primarias republicanas y abierto nuevas esperanzas a otros aspirantes a la postulación. La lista que pudo haberse reducido a cuatro candidatos con probabilidades de ser postulados parece ahora haber aumentado a seis: Trump, Cruz, Rubio y los gobernadores Bush, Kasich y Christie. Lo que pudo haberse decidido en Carolina del Sur podría prolongarse hasta Nevada e incluso a las primarias del "Supertuesday" el primero de marzo. Un gran regalo para un Partido Demócrata que podría verse obligado a sustituir a Hillary Clinton como su abanderada si esta llegara a ser enjuiciada. Por otra parte, no tengo dudas de que, aunque Marco Rubio podría todavía superar este tropezón, no puede darse el lujo de sufrir otro descalabro porque quedaría eliminado de la contienda por la presidencia.

Quiero, antes de terminar, dejar bien claro que Marco Rubio sigue siendo mi candidato preferido, aunque votaría por cualquiera de los republicanos con tal de salir de este pantano de izquierda y demagogia en que nos ha sumido Barack Obama. Lo considero además el más capacitado para unir a las distintas vertientes del Partido Republicano, atraer a un buen número de votantes independientes, poner de moda la filosofía conservadora y derrotar a una Hillary Clinton que, con el perdón de las abuelas, parecería su abuela en cualquier debate televisado frente a este joven optimista y elocuente. Eso tiene que tener desvelados a los dos ancianos perversos que mienten, roban y calumnian con tal de regresar a la Casa Blanca.

Pero, como decimos en nuestra lenguaje cotidiano, Marco Rubio "tiene que ponerse las pilas". Darse cuenta de que, antes de llegar a las elecciones generales, tiene que ganar las primarias confrontando a gente que juega con cartas marcadas y desafiando intereses poderosos que están empecinados en mantener sus privilegios. Frente a ellos de nada le valen su "pico de oro" y su sonrisita del millón de dólares. Tiene que pegarle duro a sus adversarios una y otra vez para demostrarle a sus seguidores que, detrás de la elocuencia y de la sabiduría, hay un macho que no se deja intimidar por Chris Christie ni se dejará intimidar por Vladimir Putin.

2-7-2016

La Nueva Nación es una publicación independiente cuyas metas son la defensa de la libertad, la preservación de la democracia y la promoción de la libre empresa. Visítenos en : http://www.lanuevanacion.com

SI NO DESEA SEGUIR RECIBIENDO LA NUEVA NACION, PICHAR ABAJO

FAVOR DE BORRARME DE SU LISTA DE DIRECCIONES

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image