TED CRUZ Y MARCO RUBIO COGEN IMPULSO EN IOWA

El senador republicano Ted Cruz venció el multimillonario Donald Trump el lunes en Iowa, en la primera contienda por la nominación republicana a la presidencia de Estados Unidos.

Cruz, de padre cubano y el senador favorito de los votantes evangélicos, registró el 27,65% de los recintos electorales, frente a un 24,31% de su principal rival, Trump, en los caucus de Iowa, que abren la etapa de las primarias en Estados Unidos.

En tercer lugar, con un 23,09%, se situó el senador por Florida Marco Rubio, también de origen cubano. A continuación, aunque ya mucho más lejos, se ubicaron el neurocirujano Ben Carson, con un 9%, y el senador por Kentucky Rand Paul, con un 4,5%.

Tanto Cruz como Trump aparecían prácticamente empatados en las encuestas previas en el bando republicano, por lo que los resultados son un triunfo para los dos senadores cubanoamericanos y una decepción para el magnate inmobiliario, quien se había mostrado convencido de su victoria en Iowa.

Cruz celebró con sus simpatizantes haciendo reiteradas menciones a Dios y críticas a los "burócratas" de Washington.

"Dios bendiga al gran estado de Iowa", dijo. "Esta noche es una victoria para los conservadores de base, para los conservadores valientes en Iowa y todo este país", añadió, reportó EFE.

"Iowa ha dicho que el candidato republicano y el próximo presidente de Estados Unidos no será elegido por los medios. No será elegido por el 'establishment'. No será elegido por los 'lobbies'. Será elegido por nosotros, el pueblo estadounidense", afirmó Cruz, arropado por su familia.

"La de hoy es una victoria para millones de estadounidenses", concluyó Cruz, quien criticó a los políticos "de carrera" de ambos partidos en Washington.

El senador por Texas se impuso en una contienda con récord de participación, ya que el Partido Republicano informó de que más de 180.000 personas participaron en los caucus de Iowa, lo que supone casi 60.000 personas por encima del récord establecido en 2012.

En Iowa, los candidatos republicanos se disputaban el reparto de 30 delegados para la convención que elegirá al candidato del partido. Para alzarse con la nominación presidencial republicana, un aspirante debe lograr 1.237 delegados.

Por su parte, Marco Rubio dio la sorpresa con los apoyos recibidos en Iowa y recordó en un discurso ante sus simpatizantes que "durante meses" le dijeron que no tenía "ninguna posibilidad".

"Este es el momento que dijeron que jamás ocurriría. Durante meses nos dijeron que no teníamos ninguna oportunidad. Decían que tenía que esperar mi turno", espetó el senador cubanoamericano por Florida a sus seguidores.

"Esta noche, aquí en Iowa, los votantes han dado un mensaje muy claro: tras siete años de Barack Obama, no vamos a esperar más para recuperar este país", agregó Rubio, para a continuación defender el derecho constitucional a poseer y portar armas de fuego.

Pese a que la mayoría de los sondeos sí le concedían el tercer puesto, por detrás del senador texano Ted Cruz y del magnate Donald Trump, sus apoyos rara vez superaban el 15%, lejos del 23,9% conseguido.

"Esta no es una elección ordinaria. 2016 es un referéndum. Un referéndum sobre nuestra identidad, como nación y como pueblo. Si (Bernie) Sanders o (Hillary) Clinton salen elegidos, seremos una gran nación en declive", afirmó el precandidato republicano en referencia a los aspirantes demócratas.

Rubio felicitó a Ted Cruz y para el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee, quien anunció su retirada de la contienda al haber cosechado solo un 2% de los apoyos.

Trump también felicitó a Cruz y dijo que aún espera ganar la nominación republicana para las elecciones del 8 de noviembre.

"Estoy honrado, me siento honrado", declaró a sus partidarios. Dijo que espera con interés las votaciones en New Hampshire, donde las encuestas lo muestran a la cabeza.

Iowa ofreció una de las paradojas de la política estadounidense: en un estado con más de un 90% de blancos, el Partido Republicano da la victoria real y moral a dos latinos, hijos de inmigrantes cubanos.

Clinton y Sanders empatan

Del lado demócrata, Hillary Clinton y Bernie Sanders terminaron las votaciones en los caucus de Iowa técnicamente empatados, con una diferencia de pocas décimas.

La exsecretaria de Estado consiguió un 49,9% de respaldo, frente al 49,5% de su rival.

Clinton fue la primera en salir a agradecer a los votantes su apoyo, y volvió a recalcar que ella sabe "dejar las cosas hechas" en Washington, al tiempo que aseguró que desde la Casa Blanca defenderá a gays, mujeres, trabajadores e inmigrantes.

"Estoy deseando volver a debatir con el senador Sanders", afirmó Clinton, que está por debajo en las encuestas de intención de voto en las primarias de New Hampshire, la próxima cita electoral.

Sanders, un senador independiente que se define como "socialista" y que no ha militado en el partido al que concurre, dijo: "Estamos enfrentándonos a la mayor organización política de Estados Unidos. Estamos virtualmente empatados".

Sanders, que aboga por cambiar la influencia del interés privado en la política y no ha recurrido a una campaña negativa, celebró este empate como una victoria.

La primera víctima demócrata de las primarias fue el exgobernador de Maryland Martin O'Malley, que no consiguió alcanzar el 1% de los apoyos en el recuento.

"Desde el comienzo pensé que sería de una profunda pobreza para el partido tener solo dos candidatos (...) Gracias Iowa por lo que me habéis enseñado", dijo O'Malley.

La compleja mecánica de los caucus demócratas, que se deciden con calculadora en mano y brazos en alto, ha obligado a O'Malley a retirarse y dejar vía libre a una contienda a dos bandas.

http://www.diariodecuba.com/internacional/1454419478_19923.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image