LAS CRIATURAS DEL CASTRISMO

Por Esteban Fernández

Esta es mi experiencia con los pocos recién llegados con los cuales he conversado y que han vivido todas sus vidas bajo el régimen castro-comunista: No tocan a Fidel y Raúl Castro ni con el más ligero exabrupto.

Puedo estar equivocado, por lo tanto les pido a mis lectores que me cuenten si las apreciaciones personales de ustedes son parecidas o diferentes a las mías. En lo que a mí respecta me parece que no solamente somos muy distintos sino que somos de DIFERENTES PLANETAS.

Por lo tanto lo primero que hago es preguntarles: ¿Es idea mía o la inmensa mayoría de los compatriotas recién llegados de Cuba evitan por todos los medios los ataques violentos contra los hermanos Castro? Lo que yo noto es son muy pocas las criticas públicas contra Fidel y Raúl Castro que llegan a mis oídos. Pero admito que quizás muchas condenas a los grandes culpables hayan escapado a mi radar por eso les pregunto a ustedes.

Increíblemente a pesar de la chabacanería imperante en nuestro país jamás los oigo llamarles "hijos de perra" ni defecarse en la madre públicamente de los que ellos prefieren llamar gobernantes, comandante, presidente y ex presidente. Enseguida que salen de Cuba son guapos, agresivos y protestantes, pero allá fueron incapaces de sonarle ni una galleta a un teniente.

Son los nietos de "abuelo paredón y abuela Comité", sobrinos y primos de los "combatientes internacionalistas", y ellos fueron participes del desenfreno y adoctrinamiento en los albergues de cara al campo.

Simplemente la mayoría del pueblo cubano ha sido víctima del culto a la personalidad a los tiranos, y miedo paralizador a los esbirros, y gracias a eso casi nadie toca ni con el pétalo de una rosa a los malvados que se han adueñado de la Isla. Cero de llamarlo tiranos, ni dictadores, ni dinosaurios, ni nada parecido.

Algunos nos cansamos de escudriñar en las declaraciones de los nacidos y criados en aquella porquería buscando una crítica acérrima y personal contra los genocidas y no la encontramos. Pueden retozar con la cadena sin molestar a los gorilas. Hacen un millón de criticas contra Luis Posada Carriles y contra nosotros y hasta contra los Estados Unidos - aunque se acogen a cuanto beneficio social y monetario el sistema norteamericano otorga- pero evitan por todos los medios insultar a las dos sabandijas.

Puede ser que el motivo sea el pavor que las bestias inspiran pero me preocupa que no solamente sea el miedo, sino que también exista una mezcla con otros dos factores: admiración y sumisión. Eso fue lo que aprendieron desde el Kindergarten: a considerar a estos monstruos una especie de seres supremos en la tierra cubana.

Ya desde antes de yo salir de Cuba me enteré que les decían a los muchachitos: “Suplíquenles regalos a Dios o a los Reyes Magos” y no les daban nada. Después “Pídanle a Fidel y a Raúl” y entonces, sólo entonces, recibían varios juguetes. Ahora se sufren las consecuencias de esa perversidad. Esos que llegan son la prole confundida de aquellos niños.

Yo he tenido contacto con algunos cubanos recién llegados y les he preguntado: “¿Traen algunas noticias del sátrapa, se ha visto en público recientemente?” Y NI UNO SOLO sabía a quién me refería. Es más, ni conocen bien ese adjetivo de sátrapa. Para ellos es "el sagrado Comandante en Jefe".

Ustedes saben bien el trabajo que cuesta sacarles -ya no un merecido apelativo despectivo- el simple nombre de Fidel Castro. Y cuidado porque si los aprieto un poco algunos me dicen que “¡Gracias a él pude estudiar la carrera de medicina!”. Y entonces para mortificar insisto: “¿Quién es él, a quién se refieren?” Con precaución miran para todos lados y me dicen: “Chico, gracias al Máximo Líder” Yo me río y les digo: “Ah ¿se refieren al H. P. ese que acabó con Cuba?”

Observe usted que todas las cantaletas dentro de Cuba son a algunos EFECTOS, jamás a la CAUSA. Dicen que “Aquí no hay comida, no hay futuro, fuimos golpeados injustamente" Y jamás dicen la gran verdad: “Aquí el único problema que tenemos tiene dos nombres: Fidel y Raúl Castro y una recua de sabandijas que hasta al mejor debemos colgarlo de una guásima”

Las criticas que se lanzan dentro de Cuba y trasladadas a Miami (a la situación no a la tiranía) yo las escucho diariamente provenientes de los mexicanos, de los salvadoreños, de los guatemaltecos de los hondureños. Es más, esa gente es más enérgica en sus diatribas contra los gobiernos que padecen sus respectivos países.

A Raúl lo tratan con todo respeto llamándolo General. Y si eso es con Raúl al que consideran un tipo de carne y huesos, tal parece que sienten horror de simplemente pensar en hacerle una crítica irrespetuosa a su admirado "benefactor”. Ellos que son tan chusmas y mal hablados ¿por qué no dicen que "¡Raúl es cherna!"?

Es más factible que yo insulte al Papa Francisco o a la Madre Teresa que ellos a “Papá Fidel” Hasta los ministros y generales -cuando con terror tienen que referirse a los dos dictadores- evitan mencionar sus nombres y señalan con el dedo hacia el cielo. Como si estuvieran en la estratosfera. Y en la actualidad se defecan en los pantalones ante la presencia del futuro dictador: Alejandro Castro Espín.

Claro, desde luego, ahora van a salir algunos a hacerme un cibernético “acto de repudio” manifestando que es muy fácil decir esas cosas desde la lejanía del destierro, cuando lo cierto es que lo fácil, lo terrible, lo increíble es estar aquí en libertad y todavía no tener los testículos para tocar con limón a los que han destruido a la nación cubana.

Y... es muy importante añadir que por encima de todo lo antes dicho la inmensa mayoría tiene el terror a que "Se le eche a perder el programado regreso a los pocos meses de estar aquí cargados de vituallas y quincallería barata".

Por favor, repito, indíqueme si usted piensa igual o diferente que yo. Gracias por la atención.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image