LA CORTE SUPREMA DE EE.UU. SE PRONUNCIARÁ SOBRE EL PLAN MIGRATORIO DE OBAMA

Por

Jess Bravin

The Wall Street Journal

WASHINGTON—La Corte Suprema de Estados Unidos dijo que emitirá un dictamen sobre el plan del gobierno Obama para diferir las deportaciones de más de cuatro millones de migrantes indocumentados, sentando las bases para una decisión crucial sobre los poderes presidenciales.

Mientras el Congreso se encontraba en un punto muerto respecto a la reforma migratoria, el presidente Barack Obama citó su autoridad ejecutiva en noviembre de 2014 para hacer cambios en la política migratoria y darle un alivio temporal a los migrantes indocumentados cuyos hijos tienen ciudadanía o residencia permanente en EE.UU. El plan buscaba priorizar la expulsión de criminales mientras permitía que los padres trabajaran sin temores de ser deportados.

Texas y otros 25 estados, en su mayoría gobernados por los republicanos, presentaron una demanda para invalidar el programa. En febrero de 2015 y un juez federal de distrito en Brownsville, Texas, detuvo el programa y la decisión fue mantenida por la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orleans. Las cortes han detenido la orden con una orden temporal, ya que según estas, el gobierno no siguió los procedimientos administrativos adecuados al emitir las regulaciones. Las cortes aún no han llevado a cabo un juicio al respecto.

“Hay límites a la autoridad del presidente y esos límites impuestos por el Congreso fueron excedidos cuando el presidente buscó unilateralmente darle una “presencia legal” a más de cuatro millones de extranjeros no autorizados que están en este país de manera ilegal”, dijo el fiscal general de Texas Ken Paxton en un comunicado emitido el martes.

Quince estados con gobiernos demócratas y el distrito de Columbia, junto a los líderes de grandes ciudades como Houston, Los Angeles y Nueva York han respaldado al gobierno.

La Casa Blanca argumenta que el Departamento de Seguridad Nacional tiene la discreción legal para diferir la deportación de ciertas clases de inmigrantes y debe priorizar a quienes deporta ya que carece de los recursos para expulsar a todos los indocumentados en EE.UU.

El gobierno aseguró que Texas carece del derecho a presentar la demanda, la cual está basada en la premisa de que el programa forzaría a Texas a emitir licencias de conducir a inmigrantes indocumentados que actualmente no pueden obtener una.

Texas pidió a los magistrados que no consideraran la apelación a la orden mientras se encontraban en curso los procedimientos para el juicio en las cortes menores.

Si la corte hubiera negado la solicitud del gobierno, el caso no habría entrado a juicio sino hasta octubre y la decisión sólo se tomaría después que Obama deje su cargo. La decisión de la Corte Suprema asegura que se tomará una decisión en junio.

http://lat.wsj.com/articles/SB12251990900830883823304581488580464442412?tesla=y

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image