CARTA AL REY GASPAR

Esteban Fernández

Querido Gaspar: Te escribo directamente porque en el pasado le he pedido cosas parecidas a Los Tres Reyes Magos y me han ignorado. Sinceramente te considero él más serio de los tres. A veces me parece que no concederme lo que pido es un castigo porque allá en Güines me dejé convencer por un amiguito el cual me hizo creer que los Reyes Magos eran mis padres Ana María y Esteban. Por lo tanto comienzo por pedirte disculpas.

Perfectamente sé que cuando hace años les pedí a los tres que me trajeran a Jennifer López tú querías traérmela pero Melchor quiso dejarla en la casa de ese flaco destartalado llamado Marc Anthony. Total al final de la jornada él no pudo complacerla como yo hubiera podido hacerlo.

Lo primero que te pido es que elimines a las alimañas del mapa cubano y después poder regresar allí y visitar al Platanar de Bartolo, ver al Gallo de Morón e ir a Perico y visitar el lugar exacto donde corrieron los liberales. Dame una oportunidad de ver de nuevo en el terreno de pelota a Adolfo Luque, a Miguel Ángel González y a Bobby Bragan.

Un gran deseo mío es poderle estrechar las manos a los GUAPOS DE YATERAS y también poder ir de cacería utilizando la Carabina de Ambrosio. Chico, por favor, logra que Orlando Vallejo, Orlando Contreras, Ñico Membiela y Barbarito Díez vuelvan y canten aunque sea unas cuantas melodías más.

Me gustaría echarle salsita a las butifarras del Congo, ir a Luyanó para ver si todavía vive Bigote de Gato, encontrar a Matías Pérez, conocer a Olga la Tamalera, y sobre todo encontrar a Adela (la de “me lo dijo Adela”) aquella chismosa que “vio al dentista con un tremendo vacilón”. Quisiera ir a CACARAJICARA a tomarme una Maltina y me gustaría montarme en el Burro de Bainoa y en La Mula que tumbó a Genaro. Permíteme ver a Roberto Ortíz dando un jonrón y volarse la cerca del Stadium del Cerro por donde decía “Tome Cawy”. ¿Pudieras hacer renacer a La Amenaza Roja y al “Niño” Valdés?

Respetado Gaspar: ¡Cuánto yo daría por conocer a Mingoyo el de la soga, al Gallito del Ring, quisiera ver la pelota que Miñoso hacía bailar el Chachachá, me gustaría ir a Prado y Neptuno a ver si por ahí todavía pasa la “engañadora”, me gustaría encontrar a Catalina para que me compre un guayo, y conocer a Felipe Blanco bailando el sucu-sucu- . Te pido ver por una vez más a Abelardo Barroso cantando La Macorina y a Agapito Mayor ponchando a Edmundo Amorós.

Desde que tengo uso de razón he escuchado hablar del Bobo de la Yuca y yo espero, mediante tu divina intervención, encontrarlo y saludarlo, y conocer al Hombre de la Casa Prado e ir al solar del Reverbero a Coco Solo y a Llega y Pon ¿Sería mucho pedir que Vicentico Valdés cante en mi presencia “Los Aretes de la Luna” y ver a Willy Miranda haciendo una última y brillante atrapada en el short stop?

¿Sabes quién fue Julián el de la Gaita? A ese también me encantaría conocer. Regresa por un día al Caballero de París porque yo tengo mucho interés en ser su amigo. Trata de encontrar la forma en que Ernesto Lecuona toque “Siboney” en su piano, que Trespatines se presente ante el tremendo Juez y que se junten en un mismo escenario el trío Matamoros y el trío de Servando Díaz y que Rosendo Rosell escriba tres libros más sobre la farándula cubana.

Quisiera conocer el Merequetén porque todo el mundo dice “le ronca él Merequetén” pero yo no sé exactamente dónde queda eso… Uno que me interesa muchísimo encontrar es a Pelencho el de “¡Ave María, Pelencho, que bien me siento!”.

Desde luego, no hay nadie en el mundo que a mí me gustaría conocer más que a la Guajira Guantanamera (¿dónde estará metida esa guajira?) y quisiera saludar al Panquelero él de “se va el Panquelero, rico pan”. Trae de vuelta por unas horas a Mamacusa, a Vitola, a Pelusa, a Popa, a Arbogasto Pomarrosa, a Nananina, a Chicharito y a Sopeira.

Llévame a conocer el lugar exacto de Cuba donde por primera vez “se formó un titingó” y conocer a “la pequeña que Enrique Santiesteban invitaba a beber de su copa”. Querido Gaspar logra que “Cachao” componga otro mambo, que Leonardo Moncada monte de nuevo en su caballo “Ligero” y que Germán Pinelli grite: “Sube Pelayo, sube”

Me gustaría visitar a “Balance” el borracho de la Taberna de Pedro para ver si ya dejó la bebida, y conocer a “la mujer de Antonio que camina así”, ir al Circo de Valencia y que el argentino Pepe Biondi me pregunte “¿Dónde me pongo?”. ¡Gaspar, tráeme a Gaby, Fofo y a Miliki!

Resucita por unas horas y logra que canten Celia Cruz y el Benny Moré, que Guillermo Álvarez Guedes lance unos chistes y que Agustín Tamargo hable a través de los micrófonos de Radio Mambí.

Desearía conocer al policía Tiburcio Santamaría y al periodista Sindulfo Vinagreta y Unga de Vaca. Quisiera que me presentaran a Flora la de “Anota Flora”, ir “a donde el Diablo dio las tres voces”, visitar a Remanganagua porque me encanta el nombre de ese pueblo pero no lo conozco. Permíteme conversar por unos minutos con Martí, con Maceo y con Gómez. Quisiera que me dejaras ver la estrella en la frente del General Calixto García. Trae de nuevo en nuestro entorno a líderes como Vicente Méndez, Manuel Artime, Orlando Bosch, Tony Cuesta, Andrés Nazario, Diego Medina, Luis Manrara.

Permíteme visitar todos los establos de Cuba para ver si todavía viven Azabache, Centella y Tormenta. Me gustaría conocer a Ciervo Ligero (el indito interpretado por Normita Suárez) y también al Viejito Tobías y al gago Quiñones y a todos y cada uno de los miembros del elenco de la serie radial de Los Tres Villalobos y a su autor Armando Couto. Quisiera estrechar la mano de Estrada Palma y conocer en persona a Quintín Banderas.

Querido Gaspar, si por casualidad te es imposible conseguirme todo esto antes del 6 de Enero me conformo con un rayo en la cabeza de Raúl Castro, y si no está disponible Jennifer López, ahora estoy enamorado de otra, si puedes me traes a Blanca Soto aquella que hace años hizo la telenovela “Eva Luna”.

Gracias, Estebita.

Por favor, no le digas nada de esta carta a Melchor y a Baltasar que son muy celosos y poco complacientes conmigo.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image