PRIMERO DE ENERO DE 1959

Por Esteban Fernández

Algunos cubanos recibieron la noticia de madrugada: Fulgencio Batista había puesto pies en polvorosa. En mi casa no nos enteramos hasta las siete de la mañana que era la hora en que nos despertábamos.

Inmediatamente que abrí la puerta del apartamento y salí para la calle me di cuenta de que algo extraordinario estaba pasando. En el portal del frente estaban reunidas mis amigas las hermanas Pérez Ramos, pero ellas tampoco sabían con exactitud lo que estaba ocurriendo.

Todavía había una actitud de prudente expectativa. Caminé ocho cuadras desde el Edificio Partagás donde vivía hasta la carnicería de Joaquín Quintero que ya estaba llena de parroquianos y le pregunté: “¿Qué pasó "Quinito"?” Me contestó: “Parece que se cayó Batista” y siguió cortando carne.

Durante las primeras horas la gente parecía desconfiada. Brinqué la calle y fui a hablar con un anciano llamado Gustavo O’Hallorans que todos respetábamos en el barrio donde nací y me crié en Güines: Pinillos entre Soparda y Amistad. Me dijo: “Tranquilo muchacho que en la época de Machado echaron a correr una bola parecida y después fue mentira”

Todas las estaciones de radio y televisión se pusieron en cadena y nos fueron suministrando noticias. Prácticamente yo me pasé días sentado al frente del Zenith de 17 pulgadas escudriñando cada acontecimiento diseminado por todo el territorio nacional, sobre todo en La Habana.

A través de ese televisor fui captando lo que verdaderamente estaba sucediendo, y desde luego, gracias a mi padre que como si fuera un pitirre me aclaraba no solamente lo que estaba pasando sino lo que iba a suceder en Cuba.

No necesité más nada para que en pocos días (quizás pocas horas) me diera cuenta de que aquello era tremenda basura y un engaño de marca mayor mientras millones de cubanos -entre ellos individuos que eran considerados genios- públicamente les rendían pleitesías al recién estrenado dictador.

Decretaron que se iniciaba el AÑO DE LA LIBERTAD pero a mí en aquel momento -y todavía hoy- me lució como que era el año de la guataquería y la sumisión absoluta a un hediondo comunista.

Porque les voy a decir una gran verdad: Hoy criticamos con mucha razón (entre ellos yo) a los adoctrinados “hombres nuevos” que actualmente llegan al exilio, pero ninguno de ellos ha logrado superar las actitudes emasculadas que asumieron sus padres y abuelos con respecto a Fidel Castro en 1959. En ese instante pudimos ver a “machos enteros” sometiéndose como prostitutas ante un solo padrote.

¡El primero de enero de 1959 se iniciaba un año que todavía da asco ajeno! Poesías y canciones dedicadas a Fidel Castro. Publicaciones comparando a un cochino gángster con José Martí. La televisión anunciaba constantemente: “¡Primero de Enero, luminosa amanece la mañana!” Carlos Puebla y sus Tradicionales entonaban a voz en cuello: “¡Llegó el Comandante y mandó a parar!” La revista Bohemia lo equiparaba con Jesucristo y ahí mismo comenzaron con la patraña de los 20mil muertos de Batista...

A Camilo Cienfuegos -que no era más que un pelagatos- cientos de mujeres se les regalaban, les pedían autógrafos y les tiraban flores.

Ese año por primera vez todos escuchábamos gritos de “Paredón”, de “Si Fidel es comunista que me pongan en la lista” y en las fachadas de las casas letreritos de “Esta es tú casa Fidel”

El Indio Naborí engolaba la voz y constantemente recitaba la más detestable de sus poesías: “¡Fidel, fidelísimo, retoño martiano, asombro de América, titán de la hazaña, eso que las hieles se hicieran mieles, eso que Cuba ya no sea un cuartel, tiene un nombre: SE LLAMA FIDEL!”. Todavía dan ganas de vomitar.

Mientras Tony Varona y un selecto grupo de cubanos alzaban sus voces y exigían unas elecciones libres había miles de apapipios que a voz en cuello secundaban la ignominiosa pregunta fidelista de “¿Elecciones para qué?”

Para terminar y en palabras textuales de mi padre Esteban Fernández Roig: "El Primero de Enero del año 59 ¡se jodió a Cuba!"

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image