CARTA DE DIOS A CABELLO

Angélica Mora Beals

Querido Cabellito:

Me he enterado que invocas mi nombre en vano cada vez que abres tus sensuales labios en el programa de Televisión "Con el Mazo Dando", que te inventaste para atacar a los opositores.
Eso de "A Dios Rogando y con el Mazo Dando", no me la calo ni un segundo, por muy Espiritual que yo sea.

Déjame decirte, Hijo mío, que la Oposición y el pueblo de Venezuela sí me rogaron para que hubiera cambios y sacaran a personajes como tú, tu compañero Maduro y la Primera Combatiente del gobierno, con el fin de devolver la paz y prosperidad que existía antes de la llegada del Delfín Hugo Chávez a ese Sillón Dorado de Miraflores.

Vamos por Testamentos, como en la Biblia: La primera etapa del Pedido está concedido. Hice ganar lejos a la oposición.

Sin embargo los rezos de mis fieles han seguido y en vista que no hay voluntad ni tuya, ni de Maduro ni de nadie entre los chavistas, para realizar cambios armónicos y por el contrario hay planes negros y siniestros, me veo en la necesidad de realizar el segundo bateo, donde me propongo Strike Two, bajo pedido de Simón Bolívar.

Ah, y yo que tú, Hijo Querido, me cambiaría por completo el nombre,

por razones obvias:

1.- Estás en la mira de la DEA.

2.- Estás perdiendo el Cabello

3.-Cada vez que te nombran "Diosdado", me crispo todo por eso de jurar mi Nombre en Vano.


Sinceramente.

Dios.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image