TRIUNFO HISTORICO DE LA DERECHA EN LAS REGIONALES FRANCESAS

Juan Pedro Quiñonero

ABC de Madrid

Francia vive un histórico seísmo político: triunfo excepcional del Frente Nacional (extrema derecha) de Marine Le Pen que, según los primeros sondeos a pie de urna, se convirtió anoche en el primer partido de Francia, en la primera vuelta de unas elecciones regionales a dos vueltas. Según las cifras proporcionadas por el Ministerio del Interior, el Frente Nacional ha obtenido alrededor de un 28% de los votos, superando el 27% de la coalición de derecha y el 23% del Partido Socialista. Un escenario muy diferente respecto a los anteriores comicios regionales de 2010, donde los socialistas obtuvieron casi un 30% de los votos y se impusieron al resto de formaciones.

La extrema derecha ya fue el partido más votado en Francia en las elecciones europeas de 2014, cuando el partido de Marine Le Pen consiguió el 24,86 por ciento de los votos, seguido de los partidos de Nicolas Sarkozy y François Hollande, que solo consiguieron el 20,81 por ciento y el 13,98 por ciento. Ahora, el FN vuelve a ser el partido más votado con resultados excepcionales en seis de las trece regiones nacionales.

La segunda vuelta, el domingo que viene, día 13, matizará considerablemente ese resultado. Pero la primera vuelta ya permite anunciar que el FN está en posición de fuerza para ganar dos regiones históricas.

Marine Le Pen consiguió ayer el 43% de los votos, al frente de una región que fue durante un siglo un bastión de la izquierda, Nord-pas-de-Calais / Picardine. Su sobrina, Marion Marechal Le Pen, por su parte, consigue un resultado muy similar en otra región emblemática, Provenza Alpes Costa Azul (PACA)

La derecha de Nicolas Sarkozy puede esperar reequilibrar su fuerza regional en la segunda vuelta, confirmándose, como primer partido en la nueva Francia regional.

Mientras la familia Le Pen copaba todas las cadenas de radio y TV repitiendo a gritos que el FN se ha convertido en el primer partido de Francia, Nicolas Sarkozy hizo en la noche del domingo una breve aparición audiovisual, anunciando que su partido espera ganar la segunda vuelta, «ofreciendo la única esperanza a quienes están doblemente angustiados por la Francia de Hollande y la emergencia de la Francia de Marine Le Pen».

Campaña agresiva

Tras haber hecho una campaña muy agresiva durante varios meses, Manuel Valls, primer ministro, comenzó por guardar un larguísimo y angustiado silencio, ante unos resultados devastadores para el Partido Socialista (PS), relegado a un humillante tercer puesto entre las grandes fuerzas nacionales.

Ante la segunda vuelta, el FN afronta en solitario la batalla definitiva, esperando ganar dos de las trece regiones de Francia, relativizando parcialmente el resultado de la primera vuelta.

A la derecha, Los Republicanos (LR) de Sarkozy esperan ganar entre cinco y siete regiones, comenzando por la región Isla de Francia, la más rica e influyente, donde el PS pudiera sufrir otro llamativo fracaso electoral. En segundo o tercer puesto, en la primera vuelta, los candidatos republicanos se presentan todos en la segunda vuelta, esperando un milagro final.

A la izquierda, el PS, el PCF, los ecologistas y la extrema izquierda sufren un patético hundimiento colectivo.

Tras la elección de François Hollande, el mes de mayo, el PS ha perdido todas las elecciones nacionales que se han sucedido en tres años, cuando el paro ha crecido de manera espectacular: más de 600.000 nuevo partidos en tres años. Durante cinco años, el Partido Socialista ha gobernado en todas las regiones de Francia, menos una, y espera conservar tres o cuatro de las trece regiones nacionales, la semana que viene. Veremos.

http://www.abc.es/internacional/abci-extrema-derecha-primer-partido-francia-tras-regionales-201512062027_noticia.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image