LAS PIRÁMIDES CUBANAS, EN EXPLORACIÓN SECRETA POR LOS CASTRO

Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Presidente del Proyecto Emilia

Medalla Presidencial de la Libertad

Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

Tres mujeres científicas rechazadas por sus ideas sobre el génesis de la humanidad. Virginia Steen-McIntyre, María Concepción Beltrao y Paulina Zelitsky son las damas pensadoras que removieron los cimientos de la humanidad en plena mitad del siglo XX y principios del XXI. Sus obras son evidencias concretas del asentamiento poblacional humano en las Américas, que renueva la concepción del género humano en su período prehistórico.

Las academias niegan las dataciones y existencias arqueológicas de herramientas descubiertas en la región de Valsequillo, Hueyatlaco, Puebla, México, correspondientes a 250,000 años a.C., o las del sitio de Taco de Esperanza, Rio de Janeiro, Brasil, con más 295,000 años, según las doctoras Steen-McIntyre y Beltrao, respectivamente, en pleno período del pleistoceno, durante la glaciación illinoiense.

Por otra parte, bajo el mismo hostigamiento intelectual, la ingeniera oceanóloga Paulina Zelitsky fue censurada por sus hallazgos arqueológicos de estructuras monumentales, “pirámides”, en las aguas jurisdiccionales de Cuba, frente al cabo de San Antonio, sumergida hace alrededor de 12,000 años, del período pleistoceno, durante la glaciación wisconsiense.

En realidad, las científicas Steen-McIntyre, Beltrao y Zelitsky pusieron en quiebra las teorías de tiempo y vías de migración y población del continente americano. Y algo más trascendental, ellas echan abajo las bases de la hipótesis darwinista de la evolución de la especie humana.

Empero, leamos textualmente el pensamiento de la Dra. Steen-McIntyre: “El problema como yo lo veo es mucho más grande que Hueyatlaco. Concierne a la manipulación del pensamiento científico a través de la suspensión de ‘datos enigmáticos’, datos que desafían el modelo predominante de pensamiento. ¡Hueyatlaco ciertamente hace eso!”.

La Dra. Virginia continúa manifestando en su carta, “No porque sea una antropóloga, no realicé la definición completa de nuestro datos en 1973, ni sé cómo se entretejió profundamente en nuestro pensamiento la común teoría de la evolución humana que nos había transformado. Nuestro trabajo en Hueyatlaco ha sido desestimado por muchos arqueólogos porque contradice esa teoría”. Esta publicación fue el 30 de marzo de 1981, en la revista Quatermary Research.

La capacidad creativa del hombre, inteligencia creadora, siempre ha sido innata de su esencia humana, por lo que las investigaciones arqueológicas de esas mujeres de ciencias evidencian concretamente esa capacidad, que asociadas a los recientes hallazgos investigativos siguen complementado a la ley natural.

En el año 2010, en Creta, isla griega del mar Egeo, los arqueólogos descubrieron herramientas de piedras que databan de 130,000 a 190,000 años de antigüedad. Este hallazgo evidenció que los viajes marinos y la navegación son antiquísimos en el mundo. Este descubrimiento estuvo entre los diez más relevantes del mundo, sin embargo tuvo poca difusión. Además es imperativo reexaminar los datos sobre las capacidades de navegación del ser humano de la Edad de Piedra (paleolítico inferior).

En la búsqueda de más información sobre las habilidades marinas de los humanos en la prehistoria, el biólogo y expedicionario Thor Heyerdahl realizó una travesía marítima por el océano Pacífico, desde el Callao, Perú, hasta el atolón de Raroia, en las islas Tuamotu, Polinesias Francesa, 3,900 km, en una balsa rustica, de diseño antiguo Inca. Heyerdahl demostró que la colonización desde Suramérica a tierra del oeste era posible y que las leyendas de las expediciones marítimas de Viracocha y Túpac Yupanqui eran realidades de los pueblos precolombinos y polinesios, en especial los de Ninachumbi y Nuku Hiva.

La teoría de Heyerdahl aún no ha sido aceptada por los antropólogos y las academias; pero el progreso humano en el avance de las ciencias y los nuevos hallazgos arqueológicos y genéticos, junto al respeto irrestricto de la libertad académica, consolidarán su teoría en ley.

En Cuba hay algo muy sui generis, durante décadas los historiadores y el Estado afirmaban el exterminio de los aborígenes cubanos; sin embargo su legado cultural se mantenía y sus nombres pervivieron en ciudades conocidas como Baracoa, Camagüey, Guanabo, Guanabacoa, Habana. Así como algunos de sus alimentos: el ajiaco, plato de los nativos Tainos.

Felizmente, hoy conocemos que la población indocubana es parte de la identidad genética del cubano. Según el centro Nacional de Genética Médica el 36% de los habitantes de Cuba poseen ADN mitocondrial de aborígenes y otros tienen 0.5% del cromosoma Y. Muchos de estos aborígenes migraron del Valle del Orinoco, Sudamérica. No obstante, otras pruebas genéticas realizadas con anterioridad, mostraron que provenían de emigraciones de las penínsulas de Florida y Yucatán.

La presencia de nativos indocubanos en la Isla es de alrededor de 10,000 años, según el Instituto Cubano de Antropología del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente; pero los descubrimientos frente al cabo de San Antonio de la Dra. Zelitsky pudieran cambiar esa realidad.

Zelitsky demostró que existía un puente natural entre Yucatán y Cuba, que ambas costas poseen la misma formación geológica. En ese período debido a la glaciación wisconsiense las aguas en los océanos bajaron hasta 150 metros y el casquete de hielo era tan grueso que la región de la actual ciudad de Hamburgo estaba cubierta hasta cinco kilómetros de alto.

Por otra parte, se supone que las personas que vivieron en ese puente natural yucateco-cubano fueron los ascendientes de la civilización Olmeca, de rasgos africanos que vivieron en Yucatán y el istmo mexicano, estos originaron la cultura mesoamericana.

Las pirámides cubanas de Zelitsky fueron censuradas como las investigaciones de Steen-McIntyre y Beltrao. A Paulina la condenaron al ostracismo intelectual por los científicos y academias “progres”. Quizás también por los gobernantes Castro, que en sus avaricias de conquistar el oro, que solo es comparado al del rescate del emperador inca Atahualpa o el del emperador azteca Moctezuma, prefirieron seguir la exploración en secreto.

La Nueva Nación es una publicación independiente cuyas metas son la defensa de la libertad, la preservación de la democracia y la promoción de la libre empresa. Visítenos en : http://www.lanuevanacion.com

SI NO DESEA SEGUIR RECIBIENDO LA NUEVA NACION, PINCHAR ABAJO

FAVOR DE BORRARME DE SU LISTA DE DIRECCIONES

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image