HUMILLANDO AL ENEMIGO Y DEJÁNDOSE QUERER

Angélica Mora Beals

Para demostrar que no esta impresionado con todo lo que Obama le ha otorgado, el dictador cubano muestra su desdén cada vez que puede.

¿Cuándo es bastante, todo lo que está ocurriendo en Cuba, con la diaria violación de los Derechos Humanos, bajo la mirada paciente de los Estados Unidos?

Mientras el gobierno de Barack Obama está preparando a la opinion pública para otorgar más franquicias al régimen cubano, éste ordena el aumento de la represión a límites que sobrepasan las cifras de atropellos anteriores.

Desde hace varias semanas, se registran aumentos sin precedentes en detenciones, acompañadas de brutales golpizas Lo que pasa es que el régimen de la Habana está envalentonado ante la pasividad de Estados unidos y ha girado órdenes de actuar duro contra la disidencia. Es así como se han sucedido arrestos, golpizas y encarcelamientos de todos los opositores que traten de alzar sus voces de protesta. La última víctima del hostigamiento ha sido Angel Santiesteban, quien fuera detenido y luego liberado, en las ultimas 48 horas. El escritor fue puesto en libertad condicional en julio pasado y ahora debe presentarse a una audiencia para responder a cargos de allanamineto de vivienda.

En realidad los escritos de Santiesteban producen escozor a las autoridades. En el último llamaba la atención en el caso del periodista Lamberto Hernández, quien se encontraba grave a consecuencias de una huelga de hambre. Hernández depuso esta tarde la huelga.
Mientras tanto, que siga la represion y que lleguen turistas, que ignoran o no les importa la situación de los derechos humanos en Cuba. Con ellos que llegue el dinero. Que siga llegando de Venezuela, porque esos fondos se necesitan, hasta que se concreten nuevos acuerdos comerciales con Vladimir Putin.

Raúl Castro espera aún más de Obama, pero sigue diciendo que no cederá con Estados Unidos," ni un tantito así..." en nada. Castro no ha ocultado que Cuba "no iba a renunciar a ninguno de los principios del régimen revolucionario" y ha exigido una y otra vez que cese el "bloqueo" a la isla. Está en campaña para que esto suceda y Obama ha enviado esta semana el mensaje que está listo para flexibilizar todavía más la medida.

Pero esto no es bastante para el dictador cubano, quien tiene ideas y obsesiones fijas -como fue la campaña de los cinco espías- y ahora se le ha puesto ganarle a EEUU de nuevo, con la exigencia del levantamiento total del embargo. Raúl Castro insiste que La Habana no va a hacer concesión política alguna en el proceso abierto de normalización de relaciones con Estados Unidos si esto no sucede...(además de otros pedidos). Y para demostrar que no esta impresionado con todo lo que Obama le ha otorgado hasta ahora, muestra su desdén cada vez que puede.

Su desprecio hacia Estados Unidos no pasa desapercibido y fue así como el diario USA Today captó este sentimiento.
El periódico resaltó este miércoles que la ubicación concedida al pabellón comercial de Estados Unidos, justo al lado del estacionamiento trasero de la Feria Internacional de La Habana (FIHAV-2015), podría ser un símbolo de la poca importancia que el gobierno de Raúl Castro le está otorgando a las nuevas relaciones con Washington.

Señala el diario que "el pabellón estadounidense, que ocupa un recóndito lugar dentro de las cinco hectáreas que abarca el recinto de la feria, no aparece en los programas o mapas que muestran los stands que representan a más de 70 países". "Durante una serie de discursos para inaugurar la feria, la única mención de los Estados Unidos se centró en el "bloqueo".¿Otro desprecio del régimen de La Habana para Estados Unidos?" Así están las cosas.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image