HALLADA LA PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE AGUA LÍQUIDA EN MARTE

La NASA disipa las dudas sobre el gran misterio del planeta rojo.

Marte ha dejado de ser el planeta seco y árido que todos imaginábamos. Científicos de la NASA afirmaron ayer en una rueda de prensa que, en determinadas condiciones, el planeta rojo alberga agua líquida. Los hallazgos fueron realizados por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter, que proporcionó pruebas sobre la presencia de flujos intermitentes de agua salada en el hemisferio sur del cuerpo celeste.

Gracias al espectrómetro de imágenes CRISM, los investigadores observaron «ríos» en forma de salmueras, una mezcla de agua y sales, que aparecen y desaparecen de las pendientes del planeta rojo, pues se oscurecen y fluyen cuesta abajo durante las estaciones cálidas y se desvanecen en las más frías. Estructuras parecidas a estrías en el terreno, conocidas como flujos estacionales cálidos en las laderas marcianas (RSL, por sus siglas en inglés), ya se habían observado en diferentes regiones de Marte y se habían relacionado con la presencia de agua líquida.

Ahora, Lujendra Ojha, del Instituto Tecnológico de Georgia (Estados Unidos), y sus colaboradores han hallado importantes pruebas que sugieren la presencia de sales hidratadas, llamadas cloratos y percloratos, en flujos líquidos presentes en el subsuelo marciano que, de vez en cuando, afloran en la superficie. La función de estos minerales sería la de bajar el punto de congelación de las salmueras (tal como ocurre con la sal esparcida en las carreteras para fundir más rápidamente el hielo y la nieve), lo que permite que el agua permanezca líquida a temperaturas muy bajas. Los resultados se han publicado en la revista Nature Geoscience.

La nave Phoenix y el vehículo explorador Curiosity, ambos de la NASA, ya habían hallado estas sales en el suelo del planeta; algunos científicos creen que incluso las sondas espaciales del programa Viking de la década de los años 70 detectaron su presencia. Sin embargo, el nuevo estudio ha hallado percloratos y cloratos en forma hidratada en los RSL y en áreas diferentes que las exploradas por otras misiones.

«Marte sufrió los efectos de un gran cambio climático y perdió el agua presente en su superficie, pero su humedad es más elevada de lo que pensábamos. Estos descubrimientos resultan fundamentales porque están revolucionando nuestro conocimiento sobre el planeta, aunque representan solamente son una parte de su ciclo hidrológico, que justo ahora empezamos a entender», aseguró Jim Green, director del departamento de ciencias planetarias de la NASA.

La atmosfera del planeta rojo podría haber sido muy parecida a la de la Tierra, con ciclos del agua completos que formarían nubes, lluvias y lagos. El gran reto ahora es saber si, bajo estas condiciones, hubo vida en Marte y si podemos encontrar pruebas de su existencia.

Más información en Nature Geoscience

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image