EL DINERO DE LOS VIAJES

Esteban Fernández

Esto no es un ataque, simplemente es una sencilla indagación. Yo me paso la vida sumergido en todo lo de Cuba, soy un firme estudioso de todo lo concerniente a mi país de origen. No me considero un erudito en la materia ni un "cubanólogo", pero algo sé, y lo que no sé trato de averiguarlo.

Y me encantaría que alguien que sepa más que yo me explique ¿de dónde sale esa gran cantidad de miles de dólares para los viajes de los disidentes cubanos?

Si es “un secreto de guerra” que me lo digan bien bajito al oído y prometo solemnemente mantener el misterio. Porque óiganme lo que les voy a decir -por si usted no lo sabe-: “¡Que manera de recorrer millas estos opositores pacíficos! Ahora mismo abrí el periódico digital de la viajera eterna Yoani Sánchez y ¿saben ustedes donde estaba hace unos días Manuel Cuesta Morúa? Nada más y nada menos que en Checoslovaquia reunido con el primer ministro checo! Le traquetea, y nosotros preocupados por los precios de la gasolina.

Si usted me dice -me da el nombre y me comprueba- que hay cinco multimillonarios que son tremendos anticastristas y están pagando por el constante ir y venir -recorriendo medio mundo- yo me callo la boca.

La forma en que los cubanos de Los Ángeles vamos simplemente a Miami es pasándonos varios días buscando los mejores precios y acto seguido compramos los pasajes con varios meses de anticipación para que nos salga más barato y de esta forma poder ir una semanita a bañarnos en las cálidas aguas de Miami Beach.

Les voy a poner un buen ejemplo: Hace años los miembros de una organización anticastrista decidimos traer como orador al ilustre periodista Humberto Medrano como orador. Poco a poco entre varios militantes reunimos el dinero para el pasaje. A última hora Don Humberto nos dijo y nos pidió encarecidamente que quisiera traer a su esposa Mignon. Y ahí mismo rompimos el trato porque no nos alcanzaba el dinero para los dos ni eso estaba en el presupuesto de la organización. Y créanme que no existe un solo disidente que le llegue ni a las suelas de los zapatos al difunto Humberto Medrano.

Yo soy Presidente del Círculo Güinero de Los Ángeles. ¿Saben ustedes cuanto dinero tiene el Círculo en el banco? Bueno, tenemos cerca de 40mil dólares. Y saben ustedes ¿Cuánto dinero yo puedo utilizar para viajes? CERO. ¡Ni para viajes ni para nada! Ese dinero es sagrado y está en el banco (y todos los socios reciben un saldo mensual de tesorería) para ser utilizado en cooperar con la reconstrucción de nuestro pueblo después que Cuba sea libre. Y si algún día nuestra sociedad cerrara sus puertas antes de que llegara nuestra libertad entonces el dinero sería destinado a La Liga contra el Cáncer. Y pronto les hablaré de las intocables -para mí- estampillas de correo de La Voz de Cuba.

Pero... si pudiéramos juntar el millaje de los viajes en aviones de Berta Soler, de Antúnez, de Antonio Rodiles, de Guillermo Fariñas y del resto de la retahíla pacifista suman miles y miles de millas.

Y para terminar, les repito que yo no sé de donde sale el dinero para esos constantes viajes, quizás ustedes tampoco, pero yo les aseguro, les doy mi palabra de hombre y les juro por Dios, que Raúl Castro y los servicios de inteligencia de Cuba sí saben con exactitud de donde sale el billete -hasta el último centavo- para el turisteo opositor. De eso juégueselo todo al canelo.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image