VENEZUELA: EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN VAN A LA CONQUISTA DEL "INSATISFECHO"

Venezuela vive uno de los capítulos más importantes de los últimos años, mientras el presidente Nicolás Maduro cuenta con 25% de popularidad y Leopoldo López seguirá en prisión.

Por primera vez en 17 años, la oposición venezolana tiene oportunidades claras y ciertas de ganar unas elecciones. El desabastecimiento, la inflación, la especulación y la inseguridad han ganado terreno. El contexto político económico se traduce en una sola palabra: descontento.

Sin embargo, aunque pareciera que el malestar de la población es suficiente para alcanzar el triunfo y lograr una mayoría en el Parlamento Nacional, durante las próximas elecciones, el 6 de diciembre, la tarea para la disidencia no será fácil: Leopoldo López preso, disputas y conflictos internos entre los partidos políticos y la maquinaria del presidente Nicolás Maduro, se transforman en púas a lo largo del camino.

En entrevista exclusiva para DIARIO LAS AMÉRICAS el economista y analista político venezolano Luís Vicente León advirtió que existe una “oportunidad de oro” para la Mesa de la Unidad Democrática. Resalta que la MUD no es un grupo homogéneo y celebra tal condición. “Afortunadamente no lo es. Se trata de una agrupación democrática en la que conviven diversos sectores, cada uno con sus posturas, el rol más importante es ponerse de acuerdo, conversar como lo que son, demócratas”.

Ante esto, León defiende las diferencias, resalta que, a diferencia del Partido Socialista Unido de Venezuela, fundado por el expresidente Hugo Chávez, en el que se sigue un solo parámetro, en la organización contraria existen tantos puntos de vista como las voces que integran los 29 partidos y organizaciones políticas que comulgan con esta instancia.

Nicmer Evans, politólogo y miembro del partido Marea Socialista (que respalda las líneas del fallecido mandatario Hugo Chávez) concuerda con León en la posibilidad de una victoria para la alternativa democrática. Pero criticó al Gobierno y a sus adversarios. Ninguno ha puesto sobre la palestra pública los temas que el ciudadano común quiere escuchar.

Talón de Aquiles

“La polarización se ha marcado muchísimo más. No obstante, la agenda que plantea el Gobierno con el conflicto de Colombia, ni la de la oposición con la sentencia de López se han abocado a lo que realmente quiere el venezolano. Estos dos temas solo le interesan a una parte de la población, no a todos”, resalta Evans.

El politólogo expuso una lista de problemas que sí forman parte del día a día del ciudadano. Se ampara en las encuestas. “La inflación, el desabastecimiento y la especulación están en el primer renglón. La inseguridad en el segundo y la caída del petróleo en el tercero. Sólo después viene el conflicto en la frontera con Colombia o con Guyana”, explica.

Por su parte, León plantea que no hay que subestimar a Nicolás Maduro. “En las encuestas tiene 25% de aprobación”, pero este número es aún más alto que el que posee Dilma Rousseff en Brasil o en Perú Ollanta Humala.

En este sentido resalta que “tampoco se puede decir que la oposición cuenta con más de la mitad de respaldo”. A juicio de León, aunque pareciera un silogismo simple: Al bajar el chavismo, sube la oposición, hay que trabajar para que el descontento se transforme en votos hacia la opción contraria.

Leopoldo, el líder

Cual telaraña, pareciera que todos los problemas por los que atraviesa el país están unidos por una fecha: 6 de diciembre.

Leopoldo López, se ha consolidado como líder, tras su condena 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas en prisión. Pero el exalcalde de Chacao, municipio caraqueño, quien también en la administración de Chávez fue inhabilitado para ejercer cargos de elección popular, no es el único con liderazgo dentro de las fuerzas opositoras.

“No es cierto que la MUD tenga al líder preso. La Mesa tiene un líder preso. Pero, no se debe dejar de lado que para efectos electorales, dentro de la organización, siempre salen figuras capaces de aglutinar. Está María Corina Machado, Antonio Ledezma, Henrique Capriles. Es decir, la alternativa no depende de un hombre”, enfatizó León.

Para el economista hay una verdad indiscutible: La oposición no está presa con Leopoldo. Por lo tanto, en sus filas, sus militantes pueden salir y conquistar espacios y transformarlos en votos.

Evans tiene otro punto de vista. Un punto que le dobla los talones a Maduro y levanta a sus adversarios. “Fue un error meter preso a López. Sin duda. Hoy Leopoldo López ha sido capaz de masificar su mensaje, de ser escuchado por muchísimas más personas a nivel nacional e internacional, dentro de una cárcel, sin comunicación, sin un proyecto país ¿Cómo lo ha logrado? A través de la emotividad. El Gobierno volvió mártir a Leopoldo López”, aseguró el politólogo.

Pese a señalar como se ha exaltado la figura de López, Evans asegura que existe una falta de liderazgo dentro del oficialismo y de la oposición. Sus declaraciones cobran mayor importancia cuando destaca que, tras la muerte de Hugo Chávez, el 5 de marzo de 2013, nació la corriente del chavismo sin Chávez. Pero también surgió el chavismo no madurista.

El analista político, quien formó parte de la militancia chavista, explica que pese a no haber una propuesta concreta de la oposición que apunte a la resolución de los problemas del país, “el voto castigo podría verse el próximo 6 de diciembre”.

La figura de Capriles

En las últimas dos elecciones la oposición salió derrotada. El 7 de octubre de 2012 Henrique Capriles fue el contrincante de Hugo Chávez en las últimas elecciones presidenciales que disputaría el mandatario. En ese momento, el Partido Socialista de Venezuela obtuvo 8.191.132 de votos a favor de Chavez, mientras que la MUD logró sacar 6.591.304. Es decir 55,07% Vs 44,31%.

Al anunciarse, el fallecimiento de Chávez, unas nuevas elecciones se pautaron. Elecciones en las que Capriles y la oposición lograron recortar la ventaja con Maduro como contrincante. En esa oportunidad, el triunfo del chavismo, cuestionado por el propio Capriles fue de 50,66 % contra 49,07 %.

La visión del opositor venezolano sobre el rol que jugó Capriles luego del polémico triunfo de Maduro se ha fracturado. En la actualidad, el excandidato presidencial ejerce la gobernación del estado Miranda y sigue teniendo importante influencia dentro de la oposición, pero no acapara el liderazgo.

“No se puede decir que está desaparecido ni que no participará en futuras elecciones. Yo lo he visto dando declaraciones, pronunciándose sobre temas de interés nacional. Tampoco, al igual que López, se puede decir que recae sobre él la MUD”, indicó León.

Evans fue más crítico con el excandidato presidencial e hizo una comparación satírica sobre su posición: “Es el pacto del huevo frito con salsa de tomate, Capriles está dentro de las decisiones que toma Acción Democrática con Primero Justicia y, la salsa de tomate es el juego del Gobierno, al cual se prestan”.

Los independientes deciden

En el año 2005 la oposición se retiró de las elecciones parlamentarias alegando “falta de garantía” en el proceso. Oportunidad que utilizó el oficialismo para alzarse con la mayoría absoluta en el Parlamento. Error que se intentó enmendar en el año 2010 cuando ambos bandos participaron en las elecciones y la MUD logró conquistar espacios dentro del hemiciclo.

Para estas elecciones, la fuerza se medirá en dos bandos, no obstante, ambos especialistas coinciden en un punto. Ganará el que conquiste a los independientes. A los ciudadanos que rechazan la presidencia de Nicolás Maduro pero no ven en la disidencia un reflejo de sus peticiones.

Ganará quién pueda convencer a la fuerza que no milita en ninguno de los partidos pero que se debatirá entre votar o abstenerse el venidero 6 de diciembre. “Son el 30% de la intención de votos. Este sector no está convencido y ahí está el verdadero propósito, buscar convencer a gente que está convencida de no querer votar por alguna de las opciones”, apuntó Evans, quién además dijo que el venezolano va a unas elecciones “con unas grandes expectativas, confiados de que la Asamblea resolverá los problemas, hay una brecha entre lo real y lo que se espera”.

La otra cara de la moneda expuesta por Luís Vicente León refleja que la oposición tiene el deber de hablarle a los independientes si quiere ganar: “son la mayoría”, advirtió. La importancia de salir victoriosos en este proceso, alertó el economista, radica en que el Parlamento “es la casa del pueblo. Un lugar donde se dirimen las diferencias, se buscan soluciones y de debe entablar consenso”.

http://www.diariolasamericas.com/4848_venezuela/3336135_venezolanos-aprestan-jugarse-futuro.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image