KERRY EXCLUYE A OPOSITORES DE CEREMONIA OFICIAL EN QUE FUE IZADA LA BANDERA DE LOS EE.UU. EN LA HABANA

Redacción de La Nueva Nación

El Secretario de Estado de los EEUU, John Kerry, excluyó a los opositores cubanos de la ceremonia oficial en que fue izada de nuevo la bandera norteamericana en la embajada en la Habana el pasado 14 de agosto. Fuentes en la cancillería norteamericana informaron a La Nueva Nación, bajo condiciones de anonimato, que la decisión fue tomada cediendo a una amenaza del régimen comunista de que sus funcionarios no participarían en la ceremonia si los opositores eran invitados.

Con la acostumbrada duplicidad de su jefe Barack Obama, Kerry trató de arreglar el pastel invitando a un grupo de opositores a una recepción en la residencia privada del embajador de los Estados Unidos en Cuba. El amigo de los sandinistas y traidor a su patria, John Kerry, no sólo accedió a las presiones de sus aliados comunistas cubanos sino trató a los opositores como ciudadanos de segunda clase.

La decisión de Kerry no sorprende a nadie que haya seguido su trayectoria de indignidad porque ha estado acorde con su línea ideológica y política. Tampoco la de algunos opositores participantes que tienen una bien ganada reputación de ser militantes de la izquierda y de ser tolerantes con la tiranía. Sin embargo, la participación de aquellos que hasta ahora se habían opuesto al apaciguamiento a los tiranos abre una dolorosa interrogante sobre su conducta presente y su utilidad futura para contribuir a la construcción de una nueva nación cubana.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image