LA NASA DESCUBRE EL PRIMER ALTER EGO DE LA TIERRA

El exoplaneta Kepler-452b tiene un tamaño parecido al de nuestro mundo, se encuentra en la zona habitable y orbita una estrella similar al Sol.

Ayer por la tarde, la NASA anunciaba, en una rueda de prensa, el hallazgo de un planeta extrasolar muy similar a la Tierra, más que todos los casi 5000 exoplanetas que la misión espacial Kepler ha descubierto hasta ahora. El cuerpo celeste, bautizado con el nombre de Kepler-452b, se encuentra a 1400 años luz de nosotros y orbita la estrella Kepler-452, de tipo solar (de clase espectral G2). La distancia entre ambos cuerpos objetos también es análoga a la que separa la Tierra del Sol. Todas estas similitudes convierten al nuevo exoplaneta en un posible homólogo de nuestro mundo.

El diámetro de Kepler-452b es un 60 por ciento mayor que el de la Tierra, por lo que podría ser clasificado como una supertierra (término usado para los planetas con una masa inferior a diez veces la terrestre). Con todo, su masa y composición todavía no han sido determinadas, aunque una investigación anterior sugiere que los planetas con el tamaño de Kepler-452b sean, con toda probabilidad, rocosos. Además, un año en el exoplaneta dura tan solo un 5 por ciento más que en nuestro planeta, puesto que su período de revolución es de 385 días.

Uno de los aspectos más interesantes del descubrimiento es que el nuevo objeto celeste se halla en la zona habitable, una región en la que la temperatura superficial del planeta permitiría la existencia de agua líquida, esto es, una temperatura no demasiado elevada para que el agua evapore, ni demasiado baja para que se convierta en hielo. En concreto, la distancia entre el exoplaneta y su estrella sol es un 5 por ciento mayor que la que separa la Tierra del Sol.

En cuanto a Kepler-452, los expertos de la NASA señalaron que presenta la misma temperatura, es un 20 por ciento más brillante y tiene un diámetro más grande en un 10 por ciento que nuestro Sol. Por otro lado, la diferencia de edad es de «tan solo» 1500 millones de años (6000 millones de años para Kepler-452, 4500 millones de años para el Sol), por lo que su estudio podría darnos un indicio del modo en que evolucionará la única estrella del sistema solar.

«Podemos pensar en Kepler-452b como en un primo mayor de la Tierra, lo que nos podría ayudar a entender y reflexionar sobre la evolución del ambiente en la Tierra», afirmó Jon Jenkins, responsable principal del análisis de datos de Kepler en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field (California). El estudio de este objeto constituye una «oportunidad única, puesto que presenta todos los ingredientes y las condiciones necesarias para albergar vida».

Además del descubrimiento de este «pariente» de la Tierra, cuya publicación aparecerá en una artículo de la revista The Astronomical Journal, el equipo responsable del telescopio espacial Kepler ha actualizado su catálogo de planetas extrasolares, tras añadir 521 nuevos objetos a los 4175 ya conocidos.

Más información en The Astronomical Journal. Una versión gratuita del artículo está disponible aquí.

Fuente: NASA

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/la-nasa-descubre-el-primer-em-alter-ego-em-de-la-tierra-13383

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image