GRECIA NO AVANZARÁ AL SOCIALISMO DE TSIPRAS

Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Presidente del Proyecto Emilia

Medalla Presidencial de la Libertad

Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

Ahora está de moda el socialismo del siglo XXI, que no es más que la vieja teoría impuesta por el régimen de terror, del Club de los montañeses, de la Francia de 1793. Socialismo con reformas teóricas de Karl Marx, que sirvió de base a la puesta en práctica obligatoria en la Unión Soviética bajo la dirigencia y actualización de Lenin y Stalin.

El populismo, una vez completado su germinación e inicio de su desarrollo, afecta profundamente a las naciones. Su máxima expresión es convertir al individuo en multitud; para trabajar fácilmente sobre su conciencia y de ciudadanos de elevado espíritu cívico volverlos en maleables masas populares. Éste es el sueño de los individuos déspotas y egocéntricos que aspiran a conquistar el poder del estado y prolongarse en él.

Los individuos que sueñan en manipular a las personas para engañarlas y aprovecharse de ellas, siempre buscan despertar sentimientos patriotas que se sumergen en el chovinismo y/o enfocan sus teorías en relación con la miseria o pobreza de las personas y su mejoramiento bajo su mandato. Generalmente es la confiscación de las propiedades de los ricos justificándose en la igualdad social.

Ahora está de moda el socialismo del siglo XXI, que no es más que la vieja teoría impuesta por el régimen de terror, del Club de los montañeses, de la Francia de 1793. Socialismo con reformas teóricas de Karl Marx, que sirvió de base a la puesta en práctica obligatoria en la Unión Soviética bajo la dirigencia y actualización de Lenin y Stalin.

Pues bien, una variante de ese socialismo fue el nacionalista que Adolfo Hitler impuso en la Alemania de la posguerra, Primera Guerra Mundial, y el Tratado de Versalles (1919). La miseria social y la humillación por la pérdida de la guerra, las cesiones territoriales y el pago de indemnizaciones exorbitantes que estipulaba el Tratado de Versalles, fueron aprovechadas por Hitler para la manipulación de las multitudes e instaurar dócilmente sus políticas. Apoyado por el voto popular y democrático de sus compatriotas reafirmó el nacional socialismo obrero alemán o régimen totalitario de Alemania hitleriana.

El socialismo hitleriano en el siglo XX y el de Chávez, siglo XXI, tienen las características únicas que fueron introducidos por el voto democrático en ambos países, Alemania y Venezuela. Después los gobernantes pusieron en práctica el terror de estado y el centralismo democrático (minorías sin derechos).

Por otra parte, hoy vemos en Grecia las mismas graves condiciones de crisis que segaron y empujaron a la población teutona y venezolana a escoger líderes autócratas. Los griegos escogieron al izquierdista radical, Alexis Tsipras, y apoyaron la solicitud de éste en el reciente referéndum. Concebido para no pagar los adeudos contraídos voluntariamente. ¡Que gran vergüenza para una nación!

Un grupo de personas de la Grecia milenaria, culta, cuna de la civilización occidental, se dejo embaucar por la ideología marxista de Tsipras y solo pensó en lo somático, su estómago, y no en su dignidad. Este dirigente manipulador de las personas en dificultades solo piensa en sí mismo, poder instaurar el castrochavismo para consolidar sus ideas socialistas salvajes: la programación de la culturización marxista y nacionalización de las empresas privadas.

Los líderes de la Unión europea y sus pueblos deben ayudar al pueblo griego e impedir con claras ideas, que el pequeño Lenin surgido en Grecia pueda destruir a esa gran nación helénica y que este proceso aberrante se extienda por otras naciones europeas. También debe tomarse todas las medidas necesarias por su irresponsabilidad de impago, sacar a ese gobierno de la zona euro y afianzar su estancia en la Unión Europea y en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para frenar que caiga en las garras de los imperialistas rusos y chinos; y finalmente en la esfera de influencia del islamismo fundamentalista.

Los castrocomunistas están de pláceme. Los tiranos cubanos Fidel y Raúl Castro, Nicolás Maduro, Podemos y otros izquierdistas radicales enviaron felicitaciones y estimularon a Tsipras a continuar la agudización de este proceso marxista en su país. Esto pone en evidencia la conspiración internacional comunista contra los pueblos europeos, ahora es Grecia, después puede ser Portugal o España, en este último se comprobó la financiación del chavismo al grupo político español Podemos. Y mañana la dictadura socialista mundial. ¡Impidámosla!

Verdaderamente, éste es el momento de consolidar la buena marcha de la economía de libre mercado, con los países europeos estabilizados: España, Portugal, Irlanda e Italia, y pendientes a la firma de los tratados de libre comercio trasatlántico entre Europa y los EEUU y el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica. Ya el Congreso estadounidense dio el visto bueno a ambos tratados; solo queda frenar la caída de la economía china para mantener un mundo económico estable y recuperar la de Grecia. La economía mundial libre avanza favorablemente a la satisfacción de la humanidad. Muy a pesar de Tsipras, Grecia no será socialista

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image