DOS VISIONES DE CUBA

Por Esteban Fernández

Existen ciertas contradicciones entre los visitantes a Cuba. Unos regresan aquí destruidos, decepcionados, tristes, traumatizados, describiendo la Isla como si fuera un verdadero infierno. Hasta tienen que ser asistidos por sicólogos y siquiatras tras el viaje.

Siempre me parece que les falta terminar la descripción con un “¡Ñooo, que razón ustedes tenían!” Si, porque a mí no me hace falta ir allí para saber que aquello es una pocilga. Y, es más, muchos lo dijimos desde el principio, dijimos que Fidel Castro iba a destruir a Cuba y no nos hacían caso y tal parece que es ahora, 56 años más tarde, que algunos van allí y se dan cuenta que nuestra nación es una basura. Y yo pregunto: "¿Cuando salieron de Cuba aquello no era una tremendísima basura?

Pero casi nadie da su brazo a torcer. Yo he conocido casos de cubanos con los cuales tuvimos muchas broncas aclarándoles las cosas, explicándoles que “Fidel era comunista, y más que comunista era un H.P. que iba a acabar con la Patria, que iba a implantar una tiranía violenta” y nos discutían, nos insultaban, nos acusaban de “esbirros”, y después de vivir muchos años en el exilio van allá y se dan cuenta de la hecatombe mientras otros consideran que nuestro país es una preciosidad después de haberse acostado con una prostituta de 16 años.

Dice mi amiga Magaly Alfonso: "Muchacho, alégrate que no vives en Miami , aquí no puedes ir a Sedanos ni a ninguna tienda sin tener que escuchar a la gente diciendo: "Oye, que bueno estaba el hotel donde nos quedamos, estuve una semana en Guanabo, La Bodeguita del Medio está mejor que nunca, ahora voy a ahorrar para comprarme una casa en El Vedado" Muchos de ellos van tantas veces que lo que han hecho es ayudar a pagar por el yate y el viaje a Turquía de Antonio Castro.

Algunos son un poquito más recatados y llegan de nuestra tierra después de haber palpado, visto de cerca, y aquilatado la enorme depauperación producida por el castrismo desde 1959. Algunos hasta arriban aquí enfermos de los nervios.

Desde luego, la gran mayoría regresa a USA diciendo que “Aquello ha mejorado mucho, que existe progreso en el campo de la medicina y la educación, que el Cabaret Tropicana está muy bonito y las aguas de Varadero son muy cristalinas”. Para esta gente Raúl es el benefactor y Obama es el Mesías. Y los que les llevamos la contraria somos unos dinosaurios.

Y la parte inexplicable es lo que no dicen ni aclaran: “Si nuestro país está tan bien, si Castro ha logrado muchos adelantos, si hay tantos médicos, si allá hacen tan buenas intervenciones quirúrgicas, si la educación es gratuita ¿PARA QUÉ REGRESAN A LOS ESTADOS UNIDOS? Eso no tiene lógica, si Cuba es una maravilla ¿qué hacen aquí?

A mí me encantaría reunir a los dos bandos para ver si se ponen de acuerdo: los que llegan en estado de “shock” producto del desmadre imperante y los que dicen que “Allí todo el mundo vive muy contento”. Y preguntarles: “Chicos ¿ustedes están locos o fueron a dos Cuba diferentes?”

Y a los que dicen que “Allí sus familias están muy contentas” preguntarles: “Compadres ¿ustedes son sobrinos de Colomé Ibarra o primos de Ramiro Valdés? Y si la familia está muy alegre allí ¿por qué tuviste que llevarles hasta calzoncillos, ajustadores y Kotex?

Lo que pasa es lo siguiente, y vamos a darles el beneficio de la duda a algunos que van allí -quizás- de buena fe, a ver a sus seres queridos, y tal parece que desconocen con exactitud el desastre imperante y vuelven con los corazones hechos pedazos, con las almas estrujadas y hay otros descarados que van con dos pomos de Viagra a buscar jineteras, van de vacilón, van a exhibir prendas y billetes, y a ese tipo de mequetrefes la tiranía los trata a cuerpo de reyes y no carecen de nada.

Y la única verdad es que: ¡HAY UNA SOLA CUBA Y ESA CUBA ES UNA BAZOFIA DESDE EL MISMO 1959! Pero tal parece que a algunos las heces fecales les huelen a rosas.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image