EL CORRUPTO PUEBLO CUBANO

Por Esteban Fernández

Después que escucho que una gran cantidad de los cubanos dentro de la Isla considera que Barack Obama es un magnífico presidente, un gran estadista que intenta salvarlos a ellos termino por decepcionarme por completo de la actual población cubana.

Y lo más importante: ¿Salvarlos de qué? Bueno, si creyeran que los vas a salvar de la familia Castro yo estaría contento. Pero de eso nada, eso a la inmensa mayoría de los compatriotas no le interesa ni lo desea. Es simplemente creer que gracias a él van a comer un poquito mejor, van a poder venir aquí y volver para allá, van a pasar menos trabajo, y que los Estados Unidos asumirán una actitud paternalista ocupando el lugar que tenía la “dadivosa” Unión Soviética.

A mi me da la sensación de que si se corre el rumor de que el Diablo va a repartir carne de puerco a tutiplén, toneladas de barriles de cerveza y miles de tumbadoras para celebrar se sentirían un millón de gritos de “Viva Satanás”. Hasta si Lucifer les llevara una latas de las extrañadas carne rusa estarían más felices.

Se pasaron décadas evitando hasta hablar de religión, no les ponían nombres a sus hijos del santoral, algunos tumbaron con mandarrias los Santos de las Iglesias, sacaron a los curas y monjas de la nación a empujones y escupitajos pero cuando el Sumo Pontífice los visitó se desvivieron en alardes y marrullerías monaguillescas.

Parecían ser más papistas que el Papa. Cuba dio la sensación de ser el país más devoto del mundo. Muchos de los mismos que yo vi gritándoles “¡Prostitutas!” a las monjitas en una guagua rumbo al aeropuerto de La Habana estoy seguro que se arrodillaron ante el Santo Padre. Tal pareció como si nadie recordara cuando a los sacerdotes los metieron como puercos en el buque español Covadonga.

Y del lado de acá, ahora ante los últimos acontecimientos donde Obama se ha puesto "en cuatro patas" ante el castrismo muchos en el exilio regresan a mi y a los que como yo se los advertimos, después de haberse peleado con nosotros cuando les decíamos: “¡Cuidado con el hombre este que nos parece que es como el mamey: carmelita por fuera y rojo por dentro!”

Bueno, pero es mejor que se arrepientan porque sería completamente absurdo que todavía quede un sincero anticastrista que siga creyendo en Obama después que tiene la osadía y descaro de decir que elimina a Cuba de la lista de países que auspician al terrorismo porque HACE SEIS MESES QUE DEJARON DE APOYARLO.

Y este que está aquí, él que gritó en Güines a los cuatro vientos que Fidel Castro era un monstruo en ciernes desde antes de poner una pata en La Habana, y el mismo que en el 2008 se desgañitó pidiéndole a todo el mundo que votara por John McCain, hoy les pronostico que el día en que Barack Obama visite a Cuba nuestro subyugado pueblo lo aplaudirá enardecidamente de la misma forma en que recibió a Fidel Castro en enero del 59. Vivir para ver. Tal parece que Cuba no se liberará gracias a los cubanos actuales sino a pesar de ellos.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image