NACIONES ÁRABES ENTREGAN JUGOSAS DONACIONES A LA FUNDACIÓN CLINTON

Greg Gordon / McClatchy

WASHINGTON

Cuatro ricas naciones petroleras, todas con historias de filantropía con causas de las Naciones Unidas y el Medio Oriente, han donado mucho más dinero a la Fundación Clinton que el que han dado a la mayoría de las otras grandes caridades privadas involucradas en el tipo de trabajo mundial por el que aboga la familia Clinton.

Desde el 2001, Arabia Saudita, Omán, Qatar y los Emiratos Arabes Unidos dieron $40 millones a la Fundación Clinton. En contraste, seis caridades mundiales no gubernamentales que son similares no recaudaron dinero de esos mismos cuatro países del Medio Oriente; y el Comité Internacional de la Cruz Roja recibió $7.2 millones. Desde el 2001, estas fundaciones mundiales han recaudado la impactante cantidad de $40,000 a $50,000 millones para financiar las labores de sus objetivos humanitarios.

La existencia de donantes extranjeros para la Fundación Clinton se ha documentado muy bien en los medios de comunicación. Sin embargo, lo que no se ha revelado es la disparidad en donativos de esas cuatro naciones, todas las cuales han sido criticadas durante años por el Departamento de Estado por una serie de temas que van del maltrato a las mujeres hasta avivar la discordia étnica en el inflamable Oriente Medio.

Es más, el nivel del apoyo árabe a la Fundación Clinton, que ocurrió durante el tiempo en que Hillary Clinton fue senadora federal, buscaba la nominación presidencial contra Barack Obama y servía como secretaria de Estado, provoca preguntas sobre las razones para los donativos. ¿Eran sólo para apoyar las causas de la fundación o estaban designados para ganarse el favor con el ex presidente y con una potencial futura presidenta?

“El tema fundamental aquí es que se tiene a empresas y gobiernos extranjeros dando dinero a la Fundación Clinton en parte debido al trabajo de la fundación, pero también debido al acceso a los niveles superiores del poder en Estados Unidos”, dijo Lawrence Jacobs, director de la Escuela Humphrey de Asuntos Públicos de la Universidad de Minnesota y un autor laureado con numerosos libros sobre política. “Creo que las personas que conocen algo sobre política entienden la ambigüedad que ocurre aquí. Denle a Bill y háganse amigos de Hillary ... Aquí ocurre una especie de estafa política”.

Nick Merrill, un portavoz de Hillary Clinton, dijo que “es simplemente equivocado aseverar o incluso sugerir” que los donativos para la fundación han influido en las posiciones de ella en política exterior.

El ex presidente Bill Clinton ha defendido el recibo por parte de su organización de donativos extranjeros al decir que han hecho “mucho más bien que daño”.

La búsqueda de la nominación presidencial demócrata por Hillary Clinton, que hace unos meses parecía un paseo por el parque, se encuentra asediada desde muchas partes. Los republicanos en el Congreso investigan su uso de un servidor privado de correos electrónicos para llevar a cabo sus actividades en el Departamento de Estado y la subsecuente destrucción “unilateral” de sus correos electrónicos. Incluso varios demócratas urgen actualmente al partido para que encuentre otro candidato en vez de Hillary Clinton.

Las embajadas en Estados Unidos de los cuatro países del Oriente Medio declinaron responder a preguntas de McClatchy.


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article17588228.html#storylink=cpy

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image