UNA CORTE DE APELACIONES RECHAZA LAS ACUSACIONES CONTRA LA PRESIDENTA CRISTINA KIRCHNER

Taos Turner

The Wall Street Journal

BUENOS AIRES— En una decisión dividida, una corte federal de apelaciones argentina rechazó el jueves acusaciones de que la presidenta Cristina Kirchner conspiró con Irán para encubrir la participación de este país en un atentado terrorista de 1994.

La cámara de apelaciones dictaminó con un fallo dividido 2 a 1 a favor de desestimar el caso, que había sido denunciado el enero por Alberto Nisman, el fiscal que fue encontrado muerto apenas días después de realizar las acusaciones. Dos de los integrantes del tribunal indicaron que el juez que había tratado el caso en primera instancia había tenido razón al desestimar las acusaciones por falta de sustento.

Germán Moldes, el fiscal federal que la semana pasada instó a la corte a abrir una investigación sobre las acusaciones, probablemente apelará la decisión ante otra corte de apelaciones. Moldes es el segundo fiscal que sostiene que las acusaciones de Nisman tienen mérito para realizar una investigación más profunda.

Nisman acusó a Kirchner, al canciller Héctor Timerman y a otros de sabotear su investigación que llevaba años sobre el atentado, que causó la muerte de 85 personas en la asociación comunitaria judía AMIA en Buenos Aires, el peor ataque contra judíos en el hemisferio y uno de los peores desde la Segunda Guerra Mundial.

Al rechazar en primera instancia las acusaciones contra la presidenta, el juez Daniel Rafecas afirmó que Nisman simplemente no había presentado pruebas para sustentar sus denuncias. Al contrario, afirmó Rafecas, la evidencia que presentó Nisman de hecho reivindicaba a los acusados.

Nisman había dicho que durante la investigación del atentado encontró “una cantidad inmensa” de evidencia que indicaba que Kirchner había usado intermediarios para negociar clandestinamente con Teherán. Sostuvo que mientras públicamente los funcionarios argentinos condenaban a Irán, en privado intentaban mejorar secretamente los lazos geopolíticos e intercambiar petróleo iraní por granos argentinos.

A cambio, Nisman aseguró que el gobierno argentino tomaría medidas para retirar las acusaciones de que los funcionarios iraníes habían estado involucrados en el atentado.

Nisman indicó que su evidencia se basaba principalmente en más de dos años de llamadas telefónicas interceptadas entre personas cercanas al gobierno de Kirchner. Afirmó, sin embargo, que ninguna de las conversaciones implicaba directamente a Kirchner ni a Timerman.

Funcionarios argentinos, incluidos Kirchner y Timerman, han calificado las acusaciones de absurdas. Altos funcionarios también han indicado que Nisman fue manipulado por servicios de inteligencia tanto locales como extranjeros para perjudicar la imagen del gobierno argentino.

Irán niega desde hace tiempo haber estado involucrado en el atentado.

Nisman, quien había pasado más de una década investigando el atentado, fue encontrado muerto en su apartamento en Buenos Aires un día antes de presentarse a declarar ante el Congreso sobre sus acusaciones. Investigadores que analizan su muerte no han determinado si fue asesinado o si se suicidó.

Un equipo de expertos forenses contratados por la ex esposa de Nisman, que es una jueza federal, concluyó que fue asesinado, probablemente con un disparo desde atrás realizado por un agresor desconocido.

El fallo de la corte de apelaciones alivia la presión sobre Kirchner, cuyo gobierno atravesó una crisis tras las acusaciones de Nisman y su misteriosa muerte.

A pesar de la polémica, los índices de aprobación de Kirchner subieron a 36% este mes, un aumento desde 30% en febrero, según una nueva encuesta de Management & Fit.

http://lat.wsj.com/articles/SB10688007278755744861004580542662127509590?tesla=y

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image