LA LIGA ÁRABE ACUERDA CREAR UNA FUERZA MILITAR CONJUNTA CONTRA IRÁN

Por

Tamer El-Ghobashy

The Wall Street Journal

EL CAIRO (EFE Dow Jones)--Los líderes de los 22 países que conforman la Liga Árabe autorizaron la creación de una fuerza militar conjunta para luchar contra el extremismo y la inestabilidad política en Oriente Medio tras la operación liderada por Arabia Saudí contra los rebeldes opositores del gobierno en Yemen.

En una reunión en la localidad turística egipcia de Sharm El Sheij, los mandatarios acordaron que la Fuerza Militar Árabe tomaría medidas contra las amenazas para la paz y la seguridad de cualquiera de los miembros de la Liga Árabe, según la declaración definitiva hecha el domingo al término de una cumbre de dos días.

La participación en esta fuerza común sería optativa, indicaba la declaración.

La creación de la fuerza, que se espera que lleve meses, era un objetivo del presidente egipcio, Abdel Fattah Al Sisi, desde febrero, cuando la filial libia del Estado Islámico decapitó a 22 trabajadores egipcios en Libia. Egipto respondió entonces con ataques aéreos contra instalaciones de los terroristas en la ciudad libia de Derna.

El proyecto adquirió el carácter de urgente después de que los rebeldes huthis respaldados por Irán comenzaran a hacerse con el control de grandes partes de Yemen, lo que encendió las alarmas de los países árabes sobre la influencia de Irán en la región.

“No cabe duda de que los retos que afronta la seguridad nacional árabe son inmensos”, dijo Sisi, cuyo país tiene el ejército más grande de la región.

En las últimas semanas, Sisi y sus homólogos de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos han hecho llamamientos a la creación de una fuerza conjunta para combatir a los grupos extremistas en países como Libia, Siria o Irak y contrarrestar la amenaza en la región del chií Irán.

Los mandatarios que participaron en la cumbre del fin de semana en Sharm El Sheij encargaron al secretario general de la Liga Árabe, el general Nabil el Araby, la organización de una reunión de los miembros de las fuerzas armadas de cada país para decidir el tamaño de la fuerza conjunta, su presupuesto y dónde estará su sede.

La alianza necesitaría la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para llevar a cabo cualquier acción militar, aunque según su acta fundacional, todo estado miembro que sea atacado podrá tomar medidas de autodefensa “individuales o colectivas” tras simplemente notificarlo al consejo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, asistió a la cumbre.

http://lat.wsj.com/articles/SB11155786802724874613804580550152463263076?tesla=y

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image