EL MES DE LA REVANCHA

Por Esteban Fernández

Yo lo que quiero es que no me mortifiquen más con la tontería de los voceros del pacifismo rampante de EVITAR EL DERRAMAMIENTO DE SANGRE si algún día los cubanos se llenan de valor, se reviran y producen una protesta que termine en el mes de LA VENDETTA arrasando con cuanto H.P. se encuentran en el camino. Si los apapipios son muchos, mejor. Si son millones me da lo mismo. Si no hay soga para tanta gente que los tiren al océano.

Yo, en lo particular, vivo más preocupado por el río de sangre provocado (desde 1959) por un grupo de fidelistas, que por lo que les pueda pasar a ellos. En lo que a mí respecta considero que se debían situar a todos los culpables de la tragedia cubana en una explanada y tirarles 10 cohetes.

Los toalleros sostienen vehementemente que lo importante es que se vayan Fidel y Raúl (tranquilamente a vivir en Suiza) y un grupito de 10 ó 15 líderes de la revolución cubana. Eso es todo, eso es suficiente. Pero yo le quiero informar a los patriotas cubanos que no deben preocuparse porque, como les dije hace poco, esos pacifistas no tienen el más pequeño chance de derrocar al castrismo.

Se trata de una teoría hipócrita que ni ellos mismo se la creen, ya que es obvio que nadie tendrá control sobre el pueblo cubano a la hora de imponer la justicia callejera… Dicen que "el castrismo asesinó y que si se mata a los criminales, esto se convertiría en una cadena y que jamás se terminará la violencia en Cuba". Puras pamplinas.

Yo creo lo contrario, a mí me parece que el problema no se acabará nunca en nuestra Patria si los asesinos quedan sueltos, conviviendo entre nosotros, trabajando con nosotros, y buscando líos entre nosotros.

Ahí está el ejemplo de los judíos. No perdonan a los nazis. Todavía hoy en día no los admiten y nazi que levanta la cabeza, nazi que se la arrancan. Y… ¿qué problema tienen con los nazis? Ninguno.

¿Dónde están los hijos y los nietos de los nazis eliminados por los judíos que buscan la venganza o crean problemas serios en Alemania? Y en los Estados Unidos ¿donde están los herederos de los asesinos en serie después de ser condenados a muerte? Jamás los he visto buscando la revancha.

La tesis absurda de proteger (desde ahora) a tantos mini-monstruos creados por los monstruos mayores, nos hace quedar mal a los que mantenemos intacto nuestro odio acérrimo contra los opresores de nuestra nación.

Cada cual puede pensar como le de la gana, pero jamás yo compartiré la opinión de "borrón y cuenta nueva", ni "aquí no ha pasado nada", ni "que se vayan los Castro y sanseacabó".

Desde luego que la decisión final no la tendré yo, ni los que promulgan el perdón sin la más ligera posibilidad de llegar a ser jueces. Eso estará en las manos del sufrido pueblo cubano allá dentro.

Yo simplemente le ruego a Dios que los patriotas de adentro- que a lo mejor existen todavía- no me den tiempo a integrar un pelotón de fusilamientos, ni a arrastrar por las calles a nadie. Hoy me conformo con la posición digna de desearle lo peor a los desmadrados. Claro que sé que el futuro de toda esa gentuza no estará en mis manos, pero tampoco estará en las que desde aquí se desviven en tirarles una toalla.

Lo que no admito es que me digan ni me sugieran que MI SUERTE Y PORVENIR si estarán en las manos de esos ESBIRROS (si se salvan como proponen muchos) si algún día regreso a Cuba. Y si aquello no se limpia a fondo yo no regreso allá ni a buscar centenes.

Simplemente porque una persona que piense como yo ¿qué posibilidades tendrá en un país donde queden intactas las huestes de la Seguridad del Estado, los torturadores de Combinado del Este, los Comités de Defensa, el Ejército, los Batallones Guardafronteras, los chivatos? Ustedes me perdonan, pero yo creo que nuestro país requiere una gran esterilización.

Desgraciadamente, aquí hay algunos que están más interesados en salvarles la vida a los milicianos mejor que a los rabiosos anticastristas como yo. Sobre todo ahora que muchos de los culpables estan del lado de aca.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image