LA LISTA DE MADURO

Angélica Mora Beals

Maduro está obligando, mediante el terror, a firmar petición contra Obama. El venezolano, abrumado en procurar alimentos, se ve enfrentado ahora a un papel donde debe firmar a la fuerza.

Nicolás Maduro ha creado una atmósfera de nuevos terrores entre los venezolanos, para lograr las ansiadas 10 millones de firmas donde se pide que Obama rectifique su actitud de "declarar a Venezuela una amenaza extraordinaria para la seguridad estadounidense".

Se trata de lograr firmas "a juro"... a la fuerza, según me informan desde Venezuela varias fuentes.

En las calles y plazas de Caracas y el interior, detienen a los transeúntes y les piden que firmen una planilla donde ya están otras rúbricas.

Al lado del funcionario que recoge las firmas, hay un soldado armado.

La campaña de recolección de firmas se ha llevado también a los ministerios y otros organismos del Estado, donde están obligando a los empleados a firmar la petición contra Obama.

Quien no firme la Lista de Maduro sabe que será anotado y perderá su empleo, como ya pasó con las famosas listas de Tascón-Maisanta, durante la encuesta de Hugo Chávez para mantenerse en el poder...

La Lista Tascón contenía los nombres de las personas que habían firmado una planilla para poder activar el referéndum revocatorio contra el gobierno de Hugo Chávez ,realizado en agosto 2004.

La Lista Tascón era una recolección de firmas de 2003 y 2004 para la renuncia de Chávez, petición que condujo en definitiva al Referendo del 2004, que falló en contra de los firmantes.

Antes y luego del plebiscito hubo acusaciones de que la lista fue usada por el gobierno para discriminar a los opositores, luego de que fuera publicada en internet por el diputado Luis Tascón como parte de la verificación de las firmas.

Además Chávez afirmó que algunas organizaciones privadas la estaban usando para discriminar en favor de los peticionarios.

Si bien Tascón declaró que la lista había sido comprada a un alto jefe de la asociación civil Súmate, declaraciones suyas previas indicaban que había fotocopiado las firmas, con permiso del Consejo Nacional Electoral, durante cuatro días.

El CNE habría facilitado estas firmas por solicitud directa del Presidente Hugo Chávez, justificando las acciones de Tascón como medio de demostrar el "intento de fraude" de la oposición.

Hoy hay el justificado temor que quien se niegue a firmar podria ingresar a una nueva lista como la de Tascón y podría además ser acusado de "vendepatria" o "agente de la CIA".

Por órdenes de Miraflores, la “lista de firmas voluntarias” es obligatoria y contiene otro espacio para que le pidan al presidente Barack Obama que derogue el decreto contra los siete funcionarios acusados de violar los derechos humanos.

Los venezolanos, que viven atemorizados de morir en cualquier momento en manos del hampa o por un disparo proveniente de los militares, ahora tienen que enfrentar su conciencia y firmar, ante el miedo a perder sus empleos y ser atacados en sus hogares.

Dijo Maduro en una de sus últimas intervenciones públicas en Caracas:

“Yo quiero que el 9 y 10 de abril ya tengamos las 10 millones de firmas y cuando yo vea al presidente Obama y le de la mano al presidente Obama le diga; Venezuela entera exige que se derogue ese decreto imperial que nos amenaza”.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image