LA ASAMBLEA NACIONAL VENEZOLANA DA PODERES ESPECIALES DE DECRETO A MADURO

Por Kejal Vyas

THE WALL STREET JOURNAL

CARACAS—La Asamblea Nacional de Venezuela otorgó el domingo poderes especiales de decreto al presidente Nicolás Maduro para combatir lo que el líder califica de agresión de Estados Unidos en medio de tensiones en alza con el gobierno del presidente Barack Obama.

La llamada Ley Habilitante Antiimperialista concede a Maduro la habilidad de promulgar leyes sin aprobación del organismo legislativo hasta el final de 2015, una mayor plazo que los seis meses que el presidente había solicitado la semana pasada.

El líder y sus aliados, que controlan la asamblea, anotaron que la ley se necesitaba para tomar medidas no divulgadas contra amenazas que Venezuela enfrenta.

“Si la amenaza viene del exterior o del país, queremos que el presidente tenga todas las armas en sus manos para combatirla”, afirmó Diosdado Cabello, el presidente de la asamblea y el segundo funcionario más poderoso del país, tras la aprobación de la medida.

La sesión de la asamblea se llevó a cabo un día después de que el gobierno envió a miles de tropas, tanques, buques militares y aviones de combate a realizar ejercicios para poner a prueba las estrategias defensivas en anticipación a lo que las autoridades aquí dicen podría ser una próxima invasión estadounidense. Más temprano este mes, el gobierno del presidente Obama calificó a Venezuela de una amenaza a la seguridad nacional al imponer sanciones contra siete funcionarios venezolanos por presuntos abusos de derechos humanos.

“Los Estados Unidos han declarado a Venezuela una amenaza y ha puesto ahí una coletilla inusual y extraordinaria y eso para nosotros significa un inminente peligro”, acotó el ministro de Defensa Vladimir Padrino en televisión estatal.

Los críticos, sin embargo, calificaron la medida como una apropiación de poder, y resaltaron que el gobierno está utilizando las simpatías nacionalistas para generar apoyo y distraer a la gente de los problemas económicos.

“Esta nueva Ley Habilitante no dotará los hospitales. No abrirá el 44% de los quirófanos que hoy están cerrados”, escribió en su blog Henrique Capriles, un principal líder de la oposición. “Tampoco incrementará la producción, ni incentivará la inversión, ni abatirá la inflación”.

El país rico en petróleo sufre la mayor tasa de inflación del mundo y escasez de bienes básicos, desde leche hasta aceite para cocinar y autopartes. El índice de popularidad de Maduro ha descendido más de 30 puntos desde que asumió el poder hace casi dos años.

“Frente a una situación de deterioro económico y social y un respaldo político decreciente, el gobierno tiene que apelar a cualquier cosa que le pueda ayudar a mantener el poder”, puntualizó Luis Alberto Buttó, un historiador en la Universidad Simón Bolívar, en Caracas.

Maduro contará con poderes de decreto durante las muy peleadas elecciones parlamentarias que se anticipa que se llevarán a cabo en algún momento entre septiembre y diciembre.

Los bajos niveles de aprobación de Maduro en las encuestas —apenas tiene el apoyo de uno de cada cinco venezolanos— implica que su Partido Socialista Unido enfrente una batalla ardua. Datanalisis, una empresa de encuestas prominente aquí, reveló el mes pasado que más de 80% de los encuestados pensaban que el país se iba por el camino equivocado.

La asamblea concedió al presidente la habilidad de gobernar por fiat a menos de un mes de que los agentes de inteligencia arrestaron a un líder de la oposición que es alcalde de esta capital, Antonio Ledezma, por presuntamente conspirar contra Maduro. Ledezma ha negado los cargos. Su arresto ha alimentado los temores de que el presidente utilizará su nueva autoridad más amplia para reprimir aún más a los disidentes.

“Esta habilitante es una arma que ustedes están dando para que persiga a todo aquellos que piensen distinto a Maduro”, señaló el diputado de la oposición Angel Medina en un debate de la asamblea.

El decreto en sí —de manera parecida a decretos anteriores y otras leyes aprobadas por el gobierno— tiene lenguaje poco preciso, lo que ofrece pocos indicios sobre cómo exactamente gobernará el presidente. Pero el decreto si presenta medidas duras contras aquellos que son percibidos de ser una amenaza.

“Circunstancias políticas, sociales y económicas incididas por la actuación de gobiernos extranjeros, con la complicidad de ciertos sectores de la burguesía nacional, evidencian la necesidad de legislar de manera ágil para proveer a la República Bolivariana de Venezuela y su pueblo de las defensas jurídicas que impidan los efectos perniciosos de la injerencia en los asuntos internos del estado venezolano”, reza el documento.

David Smilde, un analista basado en Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, un centro de estudios, dijo que cree que el gobierno está asustado por la agitación efervescente contra el gobierno. “Está confrontando una situación realmente difícil”, anotó, “y empeorará antes de que mejore”.

Gobernar por decreto no es inusual en Venezuela. El mentor y predecesor de Maduro, Hugo Chávez, gobernó por fiat en cuatro ocasiones en su mandato de 14 años.

A finales de 2010, recibió poderes durante 18 meses. Chávez dijo que los necesitaba para lidiar con las necesidades de la gente que se quedó sin hogar por fuertes inundaciones. Pero los opositores dijeron que Chávez empleó los poderes más amplios para minar a la legislatura, en la que su partido había perdido una mayoría clara.

Maduro, un ex activista sindical de 52 años, utilizó poderes de decreto el año pasado para promulgar decenas de leyes para luchar la llamada “guerra económica” que dice que sus enemigos están librando para desestabilizar al país. Utilizó esa potestad, entre otras cosas, para elevar los impuestos sobre yates, tabaco y licor.

http://lat.wsj.com/articles/SB10884764161162954107804580520362722356890?tesla=y

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image