LA POPULARIDAD DE MADURO SE HUNDE Y YA SOLO ALCANZA EL 22,6%, SEGÚN UN SONDEO

El 86% de los consultados tiene una evaluación negativa de la situación del país.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, inicia 2015 en su peor momento de popularidad, con un 22,6%, lo que complica aún más el panorama político para el chavismo en año de elecciones parlamentarias y cuando el precio del petróleo se ha desplomado.

El estudio de la consultora Datanálisis, elaborado en diciembre pasado, "muestra un deterioro muy severo en la percepción del país sobre la economía, y ya se ve claramente el costo político sobre la evaluación de gestión del presidente", afirmó este sábado Luis Vicente León, presidente de la firma, a la agencia AFP.

La popularidad de Maduro ha retrocedido considerablemente desde que asumió la jefatura del Estado en abril de 2013, cuando ganó las elecciones con un 50,6% de los votos y una diferencia de apenas 223.000 sobre el líder opositor Henrique Capriles Radonski.

Después de 21 meses de gestión de Maduro, una economía en recesión —cayó un 2,3% en el tercer trimestre de 2014— y una inflación del 63,6% en los últimos 12 meses pasan una alta factura al Gobierno: el 86% de los consultados tiene una evaluación negativa de la situación del país.

Una encuesta realizada por la misma consultora entre septiembre y octubre de 2014 mostraba que la aprobación de Maduro llegaba al 30,2%, mientras que en las simpatías partidistas los adeptos al chavismo eran el 28,9%, uno de los niveles más bajos en la década.

Asimismo, en ese entonces el 81,6% de los encuestados consideraba de regular a muy mala la situación del país.

En su último mensaje de 2014, el presidente Maduro afirmó que en este año se ejecutaría un programa de recuperación económica, aunque solo presentó algunas metas sin anunciar ninguna medida concreta.

"Estoy convencido de que el año 2015 es el año del gran cambio del modelo económico", aseguró el mandatario el pasado 30 de diciembre.

Maduro dejó para después de fin de año las reformas de un mercado cambiario —controlado por el Gobierno desde 2003— signado por la escasez de divisas y la ampliación de la brecha entre el tipo de cambio controlado y el mercado negro a casi 28 veces.

Se esperaba que este mismo sábado se produjeran los anunciados cambios económicos.

Pero León puso en duda de la capacidad del Gobierno para tomar decisiones de un previsible alto costo político, como una nueva devaluación del bolívar, una medida inevitable, a su juicio, ante un déficit fiscal superior al 20% del PIB y la caída del precio del barril de petróleo a alrededor de 47 dólares.

"A pesar de que la gente evalúa mal la situación del país y el modelo económico del Gobierno, la mayoría no entiende cómo se resuelve eso y rechaza asumir sacrificios. Eso lleva a que la mayoría contundente de la población rechace las medidas lógicas de ajuste", advirtió el analista, según AFP.

El estudio de Datanálisis revela que "más del 80% (de la población) rechaza devaluar y más del 70% rechaza el aumento de la gasolina" más barata del mundo, medidas que León estima "racionales" pero que dejan al Gobierno "muy limitado políticamente, y es lo que explica su incapacidad de actuar sabiendo que debe hacerlo".

Pero además, este desplome en la popularidad y la gestión de Maduro es un serio escollo para el chavismo en un año en que se celebran elecciones legislativas, en octubre.

"En estas condiciones sería muy difícil para el Gobierno ganar esa elección", opinó León, lo que sería un problema político para el oficialismo pues "sería claramente fortalecedor para la oposición. Es el panorama más difícil para el chavismo en años".

http://www.diariodecuba.com/internacional/1420324142_12131.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image