LOS ERRORES COMETIDOS POR EL HERALD

Fernando J. Milanés, M.D.

El Nuevo Herald, como acostumbra, dice medias verdades y convenientemente omite datos, para ofrecer un punto de vista en contra de las autoridades y el sistema judicial de este País.

Es indiscutible que todavía existe racismo, aunque se ha progresado mucho, y existen disparidades en el sistema judicial. Aceptamos que el fiscal cometió un error al hacer pública la decisión del gran jurado por la noche y que la policía y la guardia nacional deberían haber estado más activas.

No aclaran en el editorial, que en los incidentes previos las autoridades habían sido duramente criticados por hacer lo mismo que ahora les piden, y que fueron presiones del Gobernador (D) Nixon, lo que impidió una mayor fuerza policial. La idea de que la madre y el “padrastro” de Brown no fueron avisados con antelación no es verdadera.

Según los abogados de la familia, como se había acordado, el fiscal McCulloch les aviso a ellos con antelación y ofreció reunirse con la familia. Los abogados fueron a un hotel cercano y dieron la información a los familiares allí reunidos que provoco un arranque de llanto y furia a la madre, lógico por el dolor de la pérdida de un hijo, y todos salieron a la calle donde el esposo de la Sra. MacSpadden arengo a la muchedumbre a “quemar la ciudad”. El padre biológico, al igual que Obama, pidió cordura y se manifestó en contra de los actos de vandalismo.

La censura al fiscal de llevar la evidencia al gran jurado, que ya estaba en funciones, no aclara que se debió a que fue criticado y acusado de parcialidad por tener el “delito” de ser hijo de policía, y sufrir la tragedia de que este fuera asesinado por un ciudadano negro. El Sr. McCulloch goza de una solida reputación, y los “gran jurados”, cosa que no aclara El Herald, son notorios por acusar no perdonar.

Si en vez de “hacer política”, El Herald deseara influenciar positivamente los problemas existentes dentro de la comunidad negra, debería utilizar de ejemplo otros casos, evaluar la responsabilidad de las familias, estimular el comportamiento correcto y no criminal, y aceptar que aunque con excepciones las autoridades hacen un papel importante y arriesgan sus vidas a diario en defensa de la población sin discriminación de razas.

En este caso en particular, se dieron a la publicidad mas de mil páginas de evidencia donde se demostró sin lugar a dudas, que ese muchacho acababa de robar un establecimiento y aunque el policía solo le pidió que fuera a caminar a la acera en vez del medio de la calle, ataco al guardia dentro del coche patrullero, probado por evidencia del ADN, y trato de desarmarlo, comenzando la cadena de hechos que culmino en la tragedia de la muerte de un joven.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image