¿POR QUÉ HAY BANQUEROS CORRUPTOS?

Un experimento sugiere que la cultura imperante en el sector financiero tiende a incentivar el fraude más que otras profesiones.

Durante los últimos años, la banca ha sido protagonista de sonados escándalos en todo el mundo. Por citar dos ejemplos famosos, valga recordar la manipulación fraudulenta de las tasas de interés londinenses (Libor) destapada en 2012 o, en España, la venta masiva de participaciones preferentes a pequeños clientes que carecían de los conocimientos necesarios para entender sus riesgos. Estos y otros casos han contribuido a minar en extremo la reputación social de la banca, uno de los sectores clave en cualquier economía desarrollada.

Para dar cuenta del origen de la corrupción bancaria, los analistas han propuesto básicamente dos explicaciones. Por un lado, hay quienes piensan que las características del negocio financiero (sueldos muy elevados, competitividad desmesurada, etcétera) tienden a atraer a algunas personas que, ya antes de entrar en el oficio, no se caracterizarían precisamente por su integridad moral. Otros dan más crédito a la relación inversa: serían las propias prácticas del sector las que, una vez dentro, acabarían corrompiendo a algunas personas que comenzaron de buena fe.

Aunque se trata de opiniones muy extendidas, nadie hasta ahora había intentado ponerlas a prueba por medios empíricos. En un estudio cuyos resultados fueron avanzados la semana pasada por la edición en línea de la revista Nature, Alain Cohn y otros dos economistas de la Universidad de Zúrich se han propuesto llenar ese hueco. Según sus resultados, serían los hábitos y las normas del sector financiero los que empujarían a algunos empleados a rebajar sus estándares éticos.

Cohn y sus colaboradores contactaron por correo electrónico con 128 trabajadores de un gran banco internacional (no identificado en el estudio). A todos ellos se les pidió lanzar diez veces una moneda al aire y se les explicó que, por cada cara que obtuviesen, se les bonificaría con 20 dólares. Sabiendo que nadie controlaría los lanzamientos de moneda, los participantes debían después comunicar sus resultados mediante una aplicación en línea. Antes de empezar, sin embargo, los sujetos fueron divididos aleatoriamente en dos grupos. Uno de ellos debía rellenar un cuestionario con preguntas sobre su vida cotidiana (por ejemplo, «¿cuántas horas a la semana ve la televisión?»). El otro, en cambio, hubo de responder varias cuestiones relacionadas a su trabajo («¿qué función desempeña usted en este banco?»).

Los resultados fueron marcadamente distintos. En el primer grupo, la fracción promedio de caras referidas por los participantes fue del 51,6%, una cifra casi idéntica a lo que cabría esperar de un resultado genuinamente aleatorio (50%). Sin embargo, los sujetos a los que el cuestionario previo les hizo recordar su condición de empleados de banca afirmaron haber obtenido una media de aciertos del 58,2%. Estadísticamente, ese dato implica que un número significativo de ellos habría mentido para hinchar el resultado. Dado que todos los participantes trabajaban en el mismo banco, los autores interpertan que es el ambiente de trabajo (en el caso del experimento, su recuerdo) lo que tiende a desencadenar comportamientos poco éticos.

Cohn y sus colaboradores llevaron a cabo varios ensayos más. En uno de ellos, el mismo experimento se repitió con profesionales de otros ámbitos, como las telecomunicaciones, la farmacia o la industria. En ningún caso se observó que realzar la identidad profesional del sujeto contribuyese a incentivar las prácticas fraudulentas con respecto al grupo de control.

Con todo, peor que la banca en sí parece ser su reputación social. Para medir cómo percibe la población general al sector financiero, los autores llevaron a cabo una encuesta en la que preguntaron a los entrevistados cómo creían que reaccionarían distintos grupos sociales ante el experimento de la moneda. La respuesta media fue que los banqueros probablemente se adjudicarían un 64% de aciertos; es decir, bastante más de lo observado en el experimento. De hecho, el sector financiero fue el que salió peor parado en el imaginario colectivo, por debajo incluso que la población carcelaria.

Más información en Nature (artículo técnico y reseña).

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/por-qu-hay-banqueros-corruptos-12650

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image