BATALLA DE CHAPULTEPEC

Por Doralicia Carmona

MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.

13 de Septiembre de 1847

Después de la derrota, el camino será expedito para los invasores que tomarán la ciudad de México.

Más de siete mil soldados estadounidenses al mando del general Winfield Scott, asaltan el Castillo de Chapultepec, defendido por Nicolás Bravo, por Mariano Monterde como segundo mando y Santiago Felipe Xicotécantl, jefe del Batallón de San Blas, al que se agregan los alumnos del Colegio Militar, entre ellos: Juan de la Barrera, Agustín Melgar, Vicente Suárez, Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca y Juan Escutia; esto es, suman sólo 832 efectivos los mexicanos defensores del castillo.

Desde las tres de la mañana del día anterior, Chapultepec comenzó a ser bombardeado intensamente provocando gran número de muertos y heridos. El general Nicolás Bravo pedía insistentemente refuerzos. A las siete de la noche, cesó el cañoneo y la guarnición trató de reponer los blindajes. Antonio López de Santa Anna envió al batallón de San Blas al mando del general Felipe Santiago Xicoténcatl, mismo que fue retirado. Bravo volvió a pedir refuerzos a Santa Anna quien respondió que si al amanecer era atacado, lo reforzaría.

A las seis de la mañana este día 13, Bravo notificó al ministro Alcorta que la tropa desertaba y pidió más tropas -que no llegaron-. Temprano, inició el bombardeo. A las ocho de la mañana, las columna de Pillow y Quitman cercaron el cerro y dirigió su ataque a la zona oeste; en su parte de guerra, Bravo refiere: “ …el crecido número de los enemigos… y la falta de todo auxilio y del repliegue de las tropas que defendían los puntos avanzados, sembró el desaliento en los artilleros que no habían sido muertos o heridos, y abandonadas las piezas, la confusión y el desorden se comunicaron a los muy pocos soldados que aun quedaban, sin bastar ningún esfuerzo para contenerlos y para hacer más costoso el triunfo al enemigo”.

El ejército norteamericano inicia el asalto y se lucha cuerpo a cuerpo; continúa avanzando hasta que llega al edificio del Colegio Militar; para entonces ha hecho quinientos cincuenta prisioneros, cien de ellos oficiales, y entre estos un general –Nicolás Bravo- y diez coroneles... pronto la bandera de México es abatida y los invasores enarbolan la suya.

Santa Anna envía al batallón de auxiliares de San Blas pero ya no puede llegar al castillo y en la lucha mueren casi todos sus integrantes.

Durante la batalla, acribillado por treinta balas y casi al borde de la muerte, Xicoténcatl alcanza la bandera de su Batallón de San Blas para protegerla de que no caiga en manos del enemigo y muere con el lienzo patrio en su poder, pero su batallón es casi aniquilado por las fuerzas enemigas.

Los últimos que se baten son los alumnos del Colegio Militar que resultan muertos: el teniente Juan de la Barrera y los subtenientes Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca, Agustín Melgar, Vicente Suárez y Juan Escutia.

http://www.memoriapoliticademexico.org/Efemerides/9/13091847.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image