LA CORTE SUPREMA FALLA EN FAVOR DE LA LIBERTAD RELIGIOSA Y EN CONTRA DE OBAMACARE

Por el Dr. Juan Torres

En una devastadora derrota para Barak Obama y su política liberal extremista la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos dictaminó hoy en el caso Burwell v. Hobby Lobby que no se puede forzar a las corporaciones que provean métodos anticonceptivos a sus empleados.

El dictamen del máximo organismo legal de Estados Unidos fue recibido con júbilo por grupos religiosos y conservadores en todo el país quienes han considerado por varios años que el mandato de ObamaCare viola la “Ley de Restauración de Libertad Religiosa” de 1993.

El famoso caso llegó a la Corte Suprema debido a que la reforma sanitaria del presidente Obama requiere que todos los empleadores en el país proporcionen gratuitamente métodos anticonceptivos y abortivos a sus empleados.

La decisión de los jueces de la Corte Suprema fue un rechazo al argumento del gobierno de que se puede forzar a los empleadores del país a que proporcionen métodos anticonceptivos a pesar de sus principios morales o creencias religiosas.

Es importante recalcar que la decisión de la corte ha reafirmado y consolidado el derecho a la libertad de religión y al ejercicio de la misma en un país que tanto valora las libertades individuales por más de 200 años.

La decisión de los magistrados de justicia sienta precedentes legales con varias ramificaciones y repercusiones de vital importancia para la vida y el futuro de los Americanos.

Primero: La anti-concepción no es un derecho garantizado por la Constitución de Estados Unidos como el presidente Obama nos quiere hacer pensar.

Segundo: El gobierno no puede forzar a los ciudadanos Americanos a que actúen en contra de sus principios religiosos.

Tercero: El gobierno no tiene la autoridad legal para imponer la práctica de medidas anticonceptivas a corporaciones y empleadores del país.

Cuarto: El gobierno no está legalmente facultado a obligar a las empresas o empleadores que cubran gratuitamente el costo de los métodos anticonceptivos de ningún trabajador.

El veredicto de los cinco jueces también tiene connotaciones históricas ya que es la primera vez en Estados Unidos que empresas privadas podrán atenerse a sus principios religiosos bajo el amparo de la ley federal.

La administración del presidente Obama violó los derechos individuales de los ciudadanos Americanos protegidos por la ley cuando arbitrariamente a través de la reforma sanitaria decidió regular la práctica de medidas anticonceptivas en el país. El presidente incluyó una cláusula regulatoria en la reforma de salud que obligaba a las empresas del país a cubrir gratuitamente métodos anticonceptivos y abortivos de los trabajadores como una “práctica preventiva” de cuidados de salud. A este punto muchos Americanos se hacían la misma pregunta: Desde cuando el aborto es considerado un cuidado de salud?

La actitud dictatorial del presidente desencadenó protestas nacionales que terminaron en docenas de juicios en contra de la administración actual. Después de un largo proceso de disputas legales, excusas y retórica de tilde liberal por parte del gobierno y frustraciones del pueblo Americano el caso de Burwell v. Hobby Lobby terminó en la Corte Suprema de Justicia.

En el caso mencionado la compañía Hobby Lobby que pertenece a una familia de apellido Green y quienes son evangélicos decidió enjuiciar al gobierno de Barack Obama.

También es importante enfatizar que el mandato anticonceptivo del presidente Obama no solamente violaba las libertades individuales de millones de Americanos pero también imponía multas a empresas y negocios que constituían una amenaza a la existencia del Libre Mercado y la empresa privada.

Según la reforma sanitaria impuesta por el presidente Obama los empleadores que proporcionaban seguros de salud sin cubrir métodos anticonceptivos y abortivos deberían afrontar una multa de $100 al día por empleado. Para empresas grandes como Hobby Lobby esto representaría miles de dólares en multa por cada trabajador cada semana y millones de dólares en pérdida cada año. Es entendible porque Barack Obama ha sido catalogado como el presidente que más ha afectado a la empresa privada en la historia del país.

Personalmente aplaudo la decisión de la Corte Suprema que una vez más ha confirmado que los Americanos tenemos el derecho de practicar nuestros principios morales y convicciones religiosas sin la interferencia de gobiernos dictatoriales.

La decisión de la Corte Suprema de Justicia pasará a la historia como un día en el que la libertad, los derechos individuales y la Constitución triunfaron en Estados Unidos. Un día en el que el organismo máximo de justicia del país le dijo a Barack Obama, el primer dictador y presidente socialista en la historia del país que su forma de gobierno es incompatible con la esencia, la historia y la Constitución de Estados Unidos.

http://libertadusa.com/?p=9802

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image