LA PROSPERIDAD LA LLEVA EL CUBANO EN LA SANGRE

Por Angélica Mora Beals

He admirado siempre la iniciativa empresarial de los cubanos, quienes prosperan con su propio esfuerzo cuando llegan al exilio, forzados por las circunstancias.

Lo demuestran en cada lugar donde se encuentren, llenos del ansia de triunfar, a pesar de estar en tierra extranjera. Esta habilidad la demuestran en donde quiera que estén. Me he encontrado este tipo de cubano en todas partes, en Chile, Alemania y Estados Unidos.

Aquí, en la llamada Tierra del Enemigo, los he hallado en Alaska, Miami y Chicago. En esta última ciudad han surgido varios restaurantes de comida cubana.

En cada visita, a una parte de mi familia radicada en Chicago, me encuentro con la sorpresa de la apertura de un nuevo local de esos apetitosos guisos.

El cubano Alberto González abrió "90 Millas", un local de comida rápida hace seis años, sin grandes pretensiones. Hoy González abrió una moderna sucursal, porque dice, la clientela era tan grande que el puesto original no daba a basto para tanta gente que llega a pedir comer la comida criolla.

Las constantes fugas de los médicos, deportistas y bailarines cubanos atestiguan el deseo inherente del ciudadano de la Isla de ser libre, prosperar y trabajar para sí y no para el Estado, que los explota y abusa de ellos sin misericordia.

Para más miserias, en Cuba se emplea el hostigamiento, con constantes operativos de la policía contra los trabajadores por cuenta propia. Que no se queje entonces, el régimen de La Habana por las continuas deserciones y fugas de los cubanos, que la culpa es directa de la mala política social y económica que han aplicado los Hermanos Castro por más de 55 años a sus ciudadanos.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image