NUEVA PROPUESTA MIGRATORIA DIVIDE AL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS

Por Kristina Peterson y Laura Meckler

The Wall Street Journal

Una medida que permitiría obtener residencia permanente o "green card", después de enlistarse en las fuerzas militares, a personas que fueron llevadas ilegalmente a Estados Unidos de niños, ha generado un debate en ambos partidos a medida que los líderes evalúan las ramificaciones de someter a votación el proyecto de ley.

La propuesta —denominada Enlist Act por su ponente Jeff Denham, representante republicano de California— es atractiva tanto para demócratas como para republicanos. Denham dice que continuaría una tradición histórica de proporcionar una vía a la ciudadanía a inmigrantes que sirvan en las fuerzas armadas.

Pero para los líderes del partido, presentar el proyecto de ley no es una movida política fácil. Mostraría que la Cámara está dispuesta a abordar el tema de la inmigración después de meses de estancamiento, pero también podría incitar la oposición de personas con posturas rígidas en el tema, al mismo tiempo que lograría en poco cuanto a satisfacer a los defensores de los que se encuentran en el país sin documentos.

Para los demócratas, el proyecto de ley es atractivo por sí mismo; sin embargo, su aprobación le daría algunos puntos políticos a los republicanos en la inmigración, permitiéndoles recibir crédito por la gestión legislativa al mismo tiempo que ignoran los cambios más amplios al sistema inmigratorio que los demócratas buscan.

"Si hay una fuga de aceite en su auto, el tubo de escape tiene un agujero y la llanta está pinchada, uno no se pone a cambiar los parabrisas", dijo el senador demócrata de Nueva York Charles Schumer a los reporteros. "No participaremos en pequeños arreglos que no abordan los enormes problemas sistémicos de nuestro sistema de inmigración actual".

La semana pasada, Denham intentó sin éxito incorporar su propuesta como enmienda al proyecto de ley de política de defensa aprobada por la Cámara. Los líderes del partido Republicano indicaron que la medida no pertenecía en ese proyecto.

La interrogante será si la Cámara, que regresa a labores el miércoles tras el receso por el festivo de Memorial Day, realizará una votación este año sobre el Enlist Act como un proyecto de ley independiente.

El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, el republicano de Virginia Eric Cantor, y el presidente de la cámara John Boehner, republicano de Ohio, han dicho que apoyan la premisa de la propuesta.

Pero se han mostrado evasivos respecto a si presentarían el proyecto al pleno de la cámara en medio de oposición de políticos conservadores. En el debate de la semana pasada, el representante republicano de Iowa Steve King, un crítico abierto de la inmigración, sostuvo que la propuesta no tenía relevancia para el debate de defensa y que además era una "mala política".

"Está mal y es insensato recompensar la conducta ilegal a menos de que quiera que aumente", expresó King.

Cantor señaló el jueves que los legisladores seguían "desarrollando el lenguaje necesario para ver si es posible avanzar en ese tema".

El representante demócrata de Illinois Luis Gutiérrez, que ha colaborado con los republicanos en proyectos de ley de inmigración, afirmó que pediría a los demócratas que apoyen el Enlist Act si se somete a votación.

"No parece haber ningún motivo de no demostrar que hay vías de cooperación", dijo en una reciente entrevista. Sin embargo, anotó que la propuesta "no es una respuesta" a todos los problemas que enfrenta el sistema de inmigración.

En el senado, los líderes demócratas también están indecisos sobre cómo lidiar con este asunto, en concreto si sería conveniente incorporar una medida similar a su propio proyecto de ley de defensa.

El senador demócrata de Illinois Dick Durbin dijo que su partido quiere tener cuidado de no disminuir las posibilidades de que los republicanos aprueben un proyecto de ley inmigratorio más amplio entre junio 10, cuando la mayoría de las elecciones primarias del partido Republicano ya habrán terminado, y el receso de agosto del Congreso.

"Estamos intentando mantener libre de controversia el periodo de seis semanas en el que tendremos una oportunidad de aprobar una reforma integral de inmigración" para que los opositores de cambios más amplios "no puedan tomar un voto, una declaración y decir 'eso es todo, este el fin del diálogo este año'", precisó Durbin.

Fuera del Congreso, los promotores de una reforma migratoria dudan que los republicanos sometan el proyecto de ley a votación en la Cámara Baja pero están divididos en cuanto a si los demócratas deberían respaldarla si se presenta.

Lorella Praeli, directora del grupo activista United We Dream, formado para apoyar a jóvenes que fueron traídos a EE.UU. de manera ilegal como menores de edad, dijo que su grupo apoya a los que quieren incorporarse al ejército pero no ha decidido si podría respaldar un voto afirmativo en la legislación.

Dijo que es "pretencioso y equivocado" que los republicanos piensen que esto será suficiente cuando la propuesta solo ayuda a una pequeña porción de los que se encuentran en el país de manera ilegal.

Frank Sharry, que dirige el influyente grupo activista America's Voice, está de acuerdo de que el número es pequeño pero dijo que "es bueno cuando los inmigrantes indocumentados reciben una oportunidad para la ciudadanía".

También dijo que el apoyo de la propuesta de parte de los demócratas podría servir como una forma de presionar a los republicanos a hacer más.

http://online.wsj.com/news/articles/SB10001424052702304587704579586543099169828?tesla=y&tesla=y&mg=reno64-wsj&url=http://online.wsj.com/article/SB10001424052702304587704579586543099169828.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image