JOE GARCÍA SALE DEL CLOSET

Por Alfredo M. Cepero

Director de www.lanuevanacion.com

Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero

Como Obama eres un mentiroso impenitente, un camaleón político y un ideólogo incurable de esa enfermedad diagnosticada como fiebre de izquierda totalitaria.

El congresista demócrata por el Distrito 26 del sur de la Florida, Joe García, desató sobre sí mismo una tormenta política con unas declaraciones sobre la efectividad del comunismo para combatir la delincuencia común. La bomba hizo explosión cuando, en el curso de una disertación difundida en video sobre los beneficios de la inmigración, Joe ilustró sus argumentos con un ejemplo sobre la seguridad en ciudades norteamericanas ubicadas en la frontera con México. Como es su costumbre, quiso pasarse de vivo pero esta vez puso al descubierto sentimientos que, hasta ahora, mantenía ocultos para no poner en peligro su incipiente carrera política.

Como nadie podría explicarlo mejor que el autor cito sus propias palabras: "La ciudad más segura en los Estados Unidos es El paso, en Texas. Como por casualidad, está ubicada frente a la ciudad más peligrosa en las Américas que es la ciudad de Juárez, al otro lado de la frontera con México. La razón es que el comunismo funciona. Si tú le das a todos los ciudadanos un empleo gubernamental se acaba la delincuencia". Joe, si el comunismo acabara con la delincuencia, en Venezuela no se habrían producido 25,000 muertes por homicidio en el 2013.

Ahora bien, la que si podría acabar muy pronto después de estas declaraciones suicidas es tu carrera política porque, según reza el derecho procesal español, "a confesión de parte relevo de pruebas". Aunque no tengas carnet de comunista eres militante de una izquierda totalitaria que considera al gobierno fuente de todas las soluciones a los problemas ciudadanos. Quienes quieran escuchar tu profesión de fe en las bondades del totalitarismo solo tienen que pinchar en este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=kQA_AM3EO88&feature=youtu.be

Por otra parte, alertado, con seguridad, por el alto mando de un Partido Demócrata aterrado ante la probable pérdida de ambos poderes legislativos en este 2014, Joe García se apresuró a pedalear en reversa. En el curso de una entrevista exclusiva con el Canal 6 de Miami dijo que nunca ha creído que el comunismo funciona. Sin embargo, admitió que pudo "haber sido más claro" en su analogía. Y, en esfuerzo infructuoso por obtener credenciales anticomunistas, dijo: "Es obvio que el (comunismo) es un sistema diabólico". El cínico admirador de Obama no tiene inhibición alguna en robarle frases a Ronald Reagan. Todo con tal de mantener el escaño legislativo en peligro.

Pero tu intento de cobijarte bajo la filosofía de Ronald Reagan está condenado al fracaso porque todos sabemos que eres una copia al carbón de Barack Obama. Como tu ídolo has hecho de la mentira un modo de vida y nunca te has ganado el pan con el sudor de la frente. Eres lo que los cubanos llamamos un "vividor" que ha medrado a la sombra de los acaudalados y chupando la teta de cualquier gobierno que te ofreciera un puesto.

Pero lo peor de todo es la forma en que has utilizado el escaño al que llegaste gracias a los votantes de tu distrito. Ellos no te eligieron para apoyar las políticas fallidas de Barack Obama ni defender los intereses de la tiranía castrista. Te eligieron para velar por sus intereses y defender sus principios. Cosas que tú no has hecho. Una traición por la que te pasarán la cuenta en las elecciones del próximo mes de noviembre. Porque si hasta un David Rivera, abandonado por su partido y pulverizado por la campaña negativa del Miami Herald, pudo obtener el 43 por ciento de los votos en el 2012, estoy seguro de que son muy pocas las probabilidades de que retengas tu escaño en estas elecciones del 2014.

Este es el resultado de haberte convertido en parte del "eje del mal" que una vez puso al descubierto Ronald Reagan. De haber propuesto en una ocasión que diplomáticos del régimen comunista visitaran ese templo de la patria que es el Club San Carlos en Cayo Hueso y por haber abogado porque se realizaran pruebas clínicas en los Estados Unidos sobre un tratamiento para la diabetes desarrollado en un instituto del régimen de Raúl Castro.

Ahora bien, tu promoción de los intereses de la tiranía comunista no ha estado limitado a gestos simbólicos. Has apoyado con vehemencia la política del gobierno de Obama de permitir los viajes irrestrictos de cubanos con familiares en la Isla. Como Obama eres un mentiroso impenitente, un camaleón político y un ideólogo incurable de esa enfermedad diagnosticada como fiebre de izquierda totalitaria.

Asimismo, en cuanto a la reciente gestión para el levantamiento del embargo comercial a Cuba Comunista, has dicho: "Esta carta contiene una solicitud racional y de sentido común. La política del presidente encaminada a incrementar los viajes y las remesas a Cuba ha producido más cambios en la isla en los últimos 5 años que en los anteriores 50 años". Sin dudas tu forma de pagar la deuda con quienes proporcionaron el MILLON de dólares para financiar tu campaña de 2012. Al igual que tú, mercaderes que ponen la avaricia sobre el patriotismo y los intereses personales por encima de los intereses de la patria.

Eres asimismo un fiel militante de la agenda de transformación radical de la sociedad norteamericana promovida por Barack Obama. Una agenda que se propone destruir el tejido sobre los que descansan los valores tradicionales que han servido de cohesión social y promovido la prosperidad de los Estados Unidos durante más de dos siglos.

Una agenda cuyos frutos amargos han sido una lenta recuperación económica, altos niveles de desempleo, el aborto indiscriminado, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el horror de un Obamacare rechazado por más del 55 por ciento de los norteamericanos. Un sistema de salud manipulado por el gobierno para perpetuarse en el poder por medio del control de los ciudadanos y garantizar su incondicionalidad en los procesos electorales.

Pero si como político traicionaste a quienes te eligieron, como cubano has traicionado a tu patria y como ser humano eres un mal agradecido. Eres parte de una generación de cubanos cuyos padres fueron despojados de patria, de identidad y de propiedades por los diablos de Birán. Creciste viendo el ejemplo de una familia trabajadora y de principios religiosos que te envió a un centro de formación de líderes pundonorosos como el Colegio de Belén. Diste tus primeros pasos como activista político dentro de una organización de indiscutida reputación patriótica como la Fundación Nacional Cubano Americana.

Sin embargo, en el curso de una entrevista para 'Encuentro en la Red', el lunes 14 de mayo de 2007 declaraste: "¿Quién no ha oído hablar de los viejitos del restaurante Versailles, en la Calle Ocho? Pues sería mucho más efectivo pagarles el pasaje y que se fueran a hablar boberías al Parque Central de La Habana". Además has tenido el descaro de retratarte abrazado al ya difunto Juan Formel, director de la orquesta ‘Los Van Van’, simpatizante del régimen comunista de La Habana, a quien se le había señalado como agente de la seguridad cubana. En la foto aparecieron también los castristas declarados Hugo Cancio, Alexis Valdés y Mónico Pino.

Quienes no estuviesen al tanto de estas grietas en tu carácter, podrían haber pensado que estabas destinado a ser un defensor de ideales patrióticos, valores cívicos y principios religiosos. Sin embargo, has resultado ser un absoluto fracaso y una decepción para quienes trataron de mostrarte el camino del servicio y del honor. Un farsante indigno de la confianza de los electores del Distrito 26 del sur de la Florida. Gracias a los mecanismos de la democracia te enviaremos a casa, ya sea en Miami o en La Habana, el próximo mes de noviembre.

La Nueva Nación es una publicación independiente cuyas metas son la defensa de la libertad, la preservación de la democracia y la promoción de la libre empresa. Visítenos en : http://www.lanuevanacion.com

SI NO DESEA SEGUIR RECIBIENDO LA NUEVA NACION, PINCHAR ABAJO

FAVOR DE BORRARME DE SU LISTA DE DIRECCIONES

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image