AVES DESORIENTADAS

El ruido electromagnético de las zonas urbanas altera la brújula magnética de la aves migratorias.

¿Resulta perjudicial para la salud humana el ruido electromagnético en el que nos hallamos inmersos? Ningún estudio fiable lo ha demostrado. Pero algunos animales son más sensibles a los campos magnéticos que los humanos. Tal es el caso de las aves migratorias, que se orientan, al menos en parte, a partir del campo magnético de la Tierra. Svenja Engels, de la Universidad de Oldenburg, y sus colaboradores han demostrado que el ruido electromagnético de origen antrópico impide a los petirrojos (Erithacus rubecula) orientarse cuando alzan el vuelo.

Los petirrojos son aves migratorias parciales, es decir, solo migran algunos de sus individuos. En otoño, llegan al norte de África desde Europa y, en primavera, hacen el viaje de regreso. Se orientan a gracias a diversas señales, entre ellas la inclinación del campo magnético terrestre.

Para estudiar sus mecanismos de orientación, los etólogos introducen las aves en pequeñas jaulas en forma de embudo forradas de papel y cerradas por una red. Cuando el animal salta para iniciar el vuelo, deja sobre el papel unas huellas que se utilizan para reconstruir la dirección que desea emprender. Mediante el empleo de estos dispositivos en el campus universitario, S. Engels y sus colaboradores observaron que las aves estaban desorientadas. En primavera y otoño, en vez de tomar la dirección de migración habitual, seguían un rumbo al azar.

Los etólogos atenuaron entonces el ruido electromagnético mediante pantallas de aluminio (que eliminan solo los campos variables y no el campo estático de la Tierra). Una vez aislados de las perturbaciones, los petirrojos emprendían su dirección de migración correcta. Pero si de forma artificial se introducía un ruido electromagnético que imitaba las emisiones antropogénicas, volvían a confundirse.

Por consiguiente, el ruido electromagnético de origen antrópico perturba el uso de la brújula magnética de las aves. Pero ¿en qué consiste ese ruido? Las frecuencias que lo componen no se corresponden con las emisiones de los cables eléctricos o de los teléfonos móviles. Las perturbaciones proceden más bien de las emisiones de radio de AM y de los aparatos electrónicos corrientes.

¿Hasta qué punto son perjudiciales?

La intensidad magnética del ruido analizado es baja: resulta más de 50 veces inferior al campo magnético de la Tierra (de unas 49 microteslas en el lugar del experimento). Los mecanismos por los que un ruido magnético tan débil perturba a las aves no se entienden bien. Según la teoría predominante, los petirrojos perciben la inclinación del campo magnético terrestre gracias a unos pares de proteínas en su retina, cuyos momentos magnéticos se alinean con el campo. Los etólogos sugieren que el ruido magnético puede interferir con el proceso de alineación. Pero ello llevaría a revisar las teorías que describen este proceso, que supuestamente no debería verse afectado por un ruido tan débil. También se contempla la posible influencia de la componente eléctrica del ruido electromagnético.

¿Podría el fenómeno afectar la migración hasta el punto de poner en peligro de extinción a los animales? La cuestión resulta relevante ya que las aves migratorias están experimentando un rápido declive. Para responder a esta pregunta, S. Engels y sus colaboradores llevaron su experimento fuera la ciudad, a un kilómetro de su frontera. Allí el ruido electromagnético era mucho menor, e incluso si no lo suprimían las aves se orientaban correctamente. La perturbación antropogénica parece bastante localizada en las zonas urbanas y es poco probable que ejerza un efecto importante sobre la migración. Pero si tal fuera el caso, Joseph Kirschvink del Instituto de Tecnología de California, sugiere cesar gradualmente la transmisión dentro de porciones del espectro magnético nocivo y desarrollar dispositivos de insonorización.

Más información en Nature

Fuente: Guillaume Jacquemont / Pour la Science

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/aves-desorientadas-12086

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image