LAS AGENCIAS NOTICIOSAS Y LA LIBERTAD DE PRENSA E INFORMACIÓN

Por Hugo J. Byrne

hugojbyrne@aol.com

Si usted lee la primera página de Los Ángeles Times, donde todos los cintillos de las noticias más importantes del día supuestamente aparecen, va a encontrar que justo debajo de ellos y en letra más pequeña o diferente del resto, aparece el siguiente aviso: “Por…, del “staff” del Times. Esto es una advertencia honesta de que lo que va a leer bajo el cintillo no es realmente la noticia escueta, sino editada. Muchas veces extensamente editada.

Para ser aún más justo con el Times, eso ocurre ya en casi toda la prensa sin importar que ésta sea impresa, radial, televisada o en la Red. Incluso las agencias de noticias hace muchísimo tiempo cayeron en la misma trampa de tergiversación informática y no dan un comino porque sufra la verdad. Esa es la razón medular por la que siempre he declinado llamarme periodista. No es mi trabajo informar escuetamente lo que ocurre, sino comentarlo de acuerdo a mi criterio. ¿Cínico? Naturalmente, pero al mismo tiempo honesto.

Todo eso me vino a la mente leyendo un “despacho” de EFE, la mayor agencia de prensa de España y la mayor en nuestro idioma. EFE ocupa el cuarto lugar en importancia mundial después de Prensa Asociada, Reuters y France-Presse. El aviso describía una manifestación que las fuerzas políticas conservadoras planeaban próximamente en varias ciudades de Brasil y describía como otra manifestación similar resultó en preámbulo para que los militares asaltaran el poder en 1964. El resto de la “noticia” tenía más material sobre la hipotética relación entre esos dos acontecimientos con cincuenta años de diferencia entre sí, que con la noticia misma. Significativamente el “despacho” fue eliminado en brevísimo tiempo.

Ya que no baso mis análisis en especulaciones me dediqué inmediatamente a buscar en la Red todas las noticias relacionadas con Brasil para el día 21 de marzo del 2014 (fecha en que leo el parte de EFE y escribo esto). Busqué por todos lados: AOL, Google, etc. Nada, amigo lector. Cero. Ni rastro. Cuando pedí específicamente por protestas programadas en la actualidad, la respuesta fue una longaniza de comentarios sobre manifestaciones y disturbios sucedidos durante el verano y otoño del 2013 y encabezados por la extrema izquierda. Lo único de actualidad era todo relacionado al Mundial de soccer.

Oh, por poco se me olvida; también había una información sobre un tremendo escándalo financiero implicando a Petrobras, el monopolio de crudo del gobierno de Brasil y su reciente adquisición de una gran refinería de Texas. Escándalo en el que podría estar implicada la Presidenta de esa nación, Dilma Rousseff. Como que nada pude obtener sobre la “noticia relámpago” de EFE en otras fuentes, me voy a concentrar en escribir sobre lo que sé de esta agencia de prensa.

No sé cuantos periodistas y otros empleados trabajan directa o indirectamente para EFE, pero deduzco que se cuentan por miles. En la actualidad tiene unos 40 empleados en los Estados Unidos, que pertenecen a un sindicato laboral de los de aquí. EFE celebra este año el 75 aniversario de su fundación en enero de 1939, lo que indica que EFE se fundó durante la guerra civil (finalizada en la primavera de ese año).

Ahora viene la parte interesante. EFE fue fundada por dos individuos. Un cofundador era un abogado de Cartagena, llamado Ramón Serrano Súñer. El otro fue un navarro, abuelo del ex presidente de la Monarquía Constitucional de España post Franco y ex líder del Partido Popular, José María Aznar.

Serrano fue compañero de estudios universitarios del hijo del General Primo de Rivera, José Antonio, fundador de la Falange. Serrano heredó del “ausente” la dirección de este grupo totalitario al ser Primo de Rivera arrestado y asesinado durante las primeras fases de la guerra civil. La hermana menor de Carmen Polo, esposa del futuro General Francisco Franco, contrajo matrimonio con Serrano.

Serrano estaba dotado de una enorme ambición y habilidades políticas poco comunes. Sirvió a Franco en muchas funciones de propaganda y diplomacia, estableciendo estrechas relaciones con Mussolini. Sin embargo, siendo Ministro del Exterior fracasó notablemente en estimular la entrada de España en la guerra europea en favor del Eje, lo que habría sido temporalmente perjudicial a la causa aliada, pero devastador para España y el garantizado fin del gobierno franquista.

Serrano acompañó a Franco a la única reunión que sostuvo este último con Hitler, en la población francesa de Hendaya, cerca de la frontera pirenaica. Allí, ante la reticencia del gallego a dar una fecha para la entrada de España a la guerra y la velada amenaza de Hitler de invadir la Península, se acordó una solución temporal: el envío de una división española “voluntaria” a la causa militar nazi, condicionada a usarse sólo en el frente oriental.

Esta decisión contaba con el beneplácito de Serrano, aunque solamente “como un primer paso”. Para dirigir la llamada División Azul (color de la camisa adoptada por el falangismo en su uniforme) Franco escogió un veterano come-candela de la guerra civil (también germanófilo), el General Agustín Muñoz Grandes. Pero al “cabo bohemio” nadie le daba gato por liebre sin consecuencias: Franco había prometido beligerancia y esta no se concretaba.

Las intrigas que culminaron en la separación de Serrano de todas sus funciones en el régimen franquista y en el retiro forzoso de Muñoz Grandes (quien sólo se libró del fusilamiento por su distinguida hoja de servicios) no es competencia de este trabajo. Sin embargo los historiadores contemporáneamente coinciden en que lo que a primera vista se presentó como producto de fricciones violentas entre “Carlistas” y Falange, fue en realidad una conspiración real, en la que la inteligencia nazi estaba involucrada hasta el cuello. Serrano murió en el 2003 a los 101 años de edad, sobreviviendo no sólo a Franco, sino a la mayor parte de sus contemporáneos.

¿Tiene todo esto algo que ver con el EFE y sus “partes” de hoy en día? Nada fuera del hecho de que sus fundadores fueran tan partidarios de la libertad de prensa y el acceso del público a información fidedigna, como un tigre pueda hacerse vegetariano.

Empero, EFE ha tenido cambios positivos. Un antiguo director de EFE fue el escritor Luis María Anson, también antiguo Editor del ABC de Madrid, miembro de la Real Academia de la Lengua Española, defensor de la libertad y fantástico escritor

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image