LEOPOLDO LÓPEZ: SÍMBOLO DE LIBERTAD

Dr. Oscar Elías Biscet

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

Medalla Presidencial de la Libertad

lawtonfoundation@lawtonfoundation.comwww.lawtonfoundation.com

Sígame en: http://www.twitter.com/@oscarbiscet

"Por un beso…, ¡yo no sé qué te diera por un beso!" Gustavo A. Bécquer.

Todo el amor de un hombre se reveló en un beso cuando sus labios se encontraron con los de su amada. Beso libre de doctrinas, liberador de la esencia humana que trasciende la vida misma. Esa fue la emotiva despedida de un matrimonio consolidado en el amor, el de Leopoldo López y su esposa Lilian Tintori. Se dieron un beso de amor y pasaron a un estado sublime de libre albedrío que marcó el debido camino de su pueblo a la libertad.

López convertido por su obra humanitaria en un símbolo nacional y mundial de libertad, fue sereno al entregarse ante sus victimarios, a una justicia corrupta y doblegada al poder ejecutivo de la nación venezolana. Régimen autocrático que evoluciona rápidamente hacia el control totalitario de la sociedad, imprimiéndole al proceso el sello de sus mentores caribeños del castro comunismo.

Este heroico venezolano junto a los jóvenes estudiantes universitarios y su pueblo se enfrentan directamente a dos dictaduras, el Castro-chavismo comunismo. Los Castro, fracasados y vetustos, se niegan a reconocer su incapacidad administrativa política que han causado un desastre económico, moral y social en su país. Estos son tan hipócritas que reconocen estas incapacidades durante su largo período de gobierno y aún quieren continuar en el poder de la nación que les reportan grandes dividendos en riquezas.

Dictaduras que pueden ser derrotadas por sus pueblos. Si desean vivir en libertad solo deben cumplir el pedido del líder Leopoldo: el desafío político, permanecer en el país y tomar las calles hasta alcanzar la libertad.

Venezuela está despierta, va camino a la conquista de sus objetivos fundamentales de cada ciudadano: la democracia, el estado de derecho y la libertad. Los estudiantes universitarios están convencidos de sus objetivos, decididos al sacrificio de sus vidas por una Venezuela Libre.

El régimen de Maduro ha cobrado muchas vidas inocentes de manera impune. De estudiantes que solo desean libertad de expresión y una Venezuela mejor. La Comunidad Internacional no debe permitir estos crímenes de lesa humanidad, se debe conformar un Tribunal internacional de Justicia para juzgar a Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y adeptos de su régimen vinculados con esos crímenes y sus cómplices castristas. No permitamos más las muertes de estos jóvenes estudiantes. Denunciemos por todos los medios e instituciones internacionales esta barbarie, devenida en masacre del siglo XXI. Venezuela debe ser libre porque es el anhelo de un pueblo. Nuestra única misión es apoyarlos.

En la Cuba represiva castro comunista, varias personas asociadas al Proyecto Emilia realizamos acciones de solidaridad con Venezuela. Una de ellas fue marchar por las calles de la barriada La Fortuna, en La Habana, en pleno desafío a las crueles autoridades comunistas. Portábamos carteles de libertad para Leopoldo López y Venezuela. Muchos tenían la imagen de este líder junto a la del apóstol José Martí.

La Policía política y nacional con sus paramilitares del barrio no pudieron frenar esta marcha en solidaridad con Venezuela. Su frustración fue tan intensa que desencadenaron una brutalidad policial desmedida contra personas pacificas que reclamaban los derechos humanos básicos. La más alta instancia del gobierno ha dado la orden a sus instrumentos de represión de la policía política de apaliar y acallar el espíritu de libertad de quienes se manifiesten en las calles. Por eso uno de sus esbirros durante nuestra detención cumplió el pedido de su gobierno de golpearnos por la boca para ahogar los vivas a los derechos humanos, Venezuela y Cuba libres.

Los promotores del Proyecto Emilia están convencidos que la actitud de Leopoldo es la que deben realizar los cubanos en la isla; y por eso cuando fueron excarcelados se olvidaron de las golpizas, la pérdida de consciencia postraumática, los dolores de sus cuerpos y volvieron a manifestarse en las calles en apoyo a López, Venezuela y Cuba Libres.

Si bien pensamos que la actitud de Leopoldo López es la acción correcta que debe hacer cualquier ciudadano por su familia y su patria cuando se vive bajo el yugo del despotismo de la tiranía. Pienso que debemos resaltar el valor heroico y altruista de los ciudadanos venezolanos como López, su esposa Lilian, M. Corina Machado y los estudiantes.

Cubanos promotores del Proyecto Emilia acordaron promover a este héroe venezolano, L. López, a todos los premios del mundo por su altruismo humanitario, en especial: el Nobel de la Paz. Así el mundo miraría y apoyaría al pueblo oprimido y frenaría los crímenes del Gobierno en Venezuela.

La Nueva Nación es una publicación independiente cuyas metas son la defensa de la libertad, la preservación de la democracia y la promoción de la libre empresa. Visítenos en : http://www.lanuevanacion.com

SI NO DESEA SEGUIR RECIBIENDO LA NUEVA NACION, PINCHAR ABAJO

FAVOR DE BORRARME DE SU LISTA DE DIRECCIONES

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image