CHILE: UNA ELECCIÓN SIN SORPRESAS

Angélica Mora

Michelle Bachelet es de nuevo la Presidenta de Chile. Este resultado se presentía, incluso antes de las elecciones generales del 17 de noviembre. Desde hace meses, soplaba en Chile un viento triunfalista en las filas de las diferentes fuerzas que presentaron a la ex presidenta como candidata, comparado con el soplo fatalista de los elementos de la derecha chilena.

Sin mayores figuras destacadas, los partidos de derecha de Chile no trabajaron en la búsqueda de un líder efectivo, que pudiera enfrentar con éxito a "La Mammy" y se resignaron a su suerte.

A Michelle Bachelet, la izquierda le hizo la campaña desde el momento mismo en que la mandataria entregó el poder a Sebastián Piñera. A la ex Jefa de Estado se le buscó rápido un puesto en Naciones Unidas y se trató de borrar de la memoria de los chilenos los descalabros de los 4 años de gobierno en la Concertación. Especialmentre se cubrió, lo mejor que se pudo, el tremendo error de la Presidenta durante el terremoto del 27 de febrero del 2010. Al tremendo movimiento telúrico, grado 8,8, le siguió un maremoto. Sin embargo, la mandataria, en medio del caos informativo, anunció que no habría tsunami. Al oir esta información en sus radios portátiles, muchos habitantes costeros, que se habían refugiado en los cerros y colinas, bajaron confiados... para ser barridos por el tsunami.

Hoy Michelle Bachelet, la candidata de la Nueva Mayoría, tendría una sola tarea principal que cumplir: mantener la prosperidad económica que goza el país. Aunque la candidata socialista fue respaldada por una coalición de partidos de centro (DC), centro-izquierda (PPD, PS) e izquierda (PC, IC, MAS) para lograr la mayoría y derrotar a la derecha, prometió gobernar para todos los chilenos.

Cabe preguntarse si la nueva presidenta podrá cumplir con el plan de gobierno, que aseguró realizar si salía elegida y si podrá cumplir las promesas hechas a los estudiantes, que tan duramente se movilizaron contra Piñera.

¿Despertará la Derecha de su letargo político y se unificará en una nueva plataforma de lucha para recuperar la presidencia dentro de cuatro años? Y, estará preparada esa misma Derecha para el cambio que sobrevendrá en la política internacional bajo la nueva mandataria?

Los chilenos esperan que el país mantenga su democracia y su libertad. Sin embargo hay temores que la mandataria realice firmes giros hacia el Socialismo y como primer paso cambie la Constitución.

El primer discurso de Michelle Bachelet, luego del triunfo, dejó a muchos pensando: “Chile, ahora por fin es el momento de hacer los cambios”. ¿Cambios?

Es del dominio público las simpatías de la Bachelet hacia los gobiernos de Cuba y Venezuela. De esas amistades e influencias es la que el público en general deberá estar muy pendiente. Como me decía un amigo desde Santiago de Chile, al comentar los rápidos resultados de la Segunda Vuelta: "Espero que no nos contagiemos con Cuba y Venezuela y dentro de cuatro años los resultados los tengamos iguales que hoy, rápidos y eficientes".

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image