LA ÚLTIMA PALABRA

Angélica Mora Beals

Han pasado 55 años de gobierno castrista y en la disidencia han sido creadas agrupaciones que han sido renovadas, en la medida en que pasa el tiempo.
Hay analistas de la problemática cubana que hacen periódicos análisis sobre la disidencia en la nación caribeña. Esta serie tratará de analizar, en varios artículos, esa lucha de los hombres y mujeres que han luchado por los derechos humanos en la Isla.
La oposición cubana en realidad se inició desde el momento mismo en que algunos ciudadanos comenzaron a percatarse que las promesas hechas por Fidel Castro, en los albores del triunfo de la Revolución, no correspondían a la realidad.
Ha pasado más de medio siglo de gobierno castrista y en la disidencia han sido creadas agrupaciones que han sido renovadas en la medida en que pasa el tiempo. No dar todos los nombres sería injusto para los que se opusieron pacíficamente desde el principio junto a los hermanos Arcos Bernes y Martha Frayde -entre otros- y hasta ahora, en que se sigue luchando tras estos 55 años de férrea dictadura.
Sus dirigentes han sido hostigados, perseguidos y encarcelados acusados del delito de "peligrosidad social". Muchos, una vez cumplida la condena, se vieron obligados a partir hacia el exilio.
Fue a mediados de la década de los 80 en que se comenzaron a conformar los pequeños grupos de oposición política.
Las 581 prisiones repartidas por toda la isla han tenido -durante este tiempo transcurrido- miles de presos políticos que han disentido con el régimen de los hermanos Castro.
Las denuncias de violaciones a los derechos humanos comenzaron a salir al principio al exterior, en la forma de pequeños papeles que eran escondidos por algunos viajeros en los pliegues de la ropa y luego entregados a Radio Martí y otras emisoras del Sur de Florida.
Más adelante, los opositores -conformados por activistas y periodistas- comenzaron a tomar contacto a través de las líneas telefónicas de terceros países, como Canadá y México.
Al poco tiempo se pudo hacer la conexión telefónica en forma directa.
Desde los años 90 a esta fecha se han relevado muchos miembros de las distintas agrupaciones opositoras y han sido creadas nuevas agencias independientes de prensa.
Y con la era de la comunicación directa, aparecieron los blogueros, con figuras que se han hecho conocer en todo el mundo, a pesar de las dificultades.
Mientras tanto, los 75 ex presos políticos encarcelados en el 2003 y que salieron o quedaron dentro de la Isla, no han depuestoen su gran mayoría su lucha pacífica. Tanto los que se encuentran hoy en el exterior, como los que se han quedado en la Isla, prosiguen dando a conocer la realidad del régimen de La Habana.
Por eso, esa voluntad expresada por la oposición cubana, garantiza que siempre habrá voces que denuncien las violaciones a los derechos humanos llevadas a cabo por el gobierno cubano.
La disidencia, pese a la represión, sigue teniendo la última palabra.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image