EL CHILE SIN LIDERAZGO

Por Angélica Mora Beals

La falta de liderazgo de la derecha y la inconformidad del chileno se reflejó visiblemente en los resultados de las elecciones presidenciales de este domingo en el país andino. La disciplina de la izquierda, una vez más, demostró que un trabajo largo e intenso da resultados. Si se analiza, a Michelle Bachelet la "trabajaron" desde el momento mismo en que le entregó el poder, en el 2010, a Sebastían Piñera.

Los errores de la ex presidenta, especialmente durante el terremoto de febrero de ese año, -asegurando equivocadamente que no habría tsunami y que costó la vida a decenas de habitantes- había que borrarlos de la memoria de los chilenos con el alejamiento de la Bachelet del país.

Se le consiguió un puesto en Naciones Unidas y sólo se le llamó de vuelta al inicio de la campaña en la búsqueda de una figura que aglutinara, como en el pasado con la Concertación. a los grupos de centro izquierda de la nación.

"Nadie mejor que la Mammy", fue la consigna al recibirla de vuelta a Chile e integrarse a la campaña de La Nueva Mayoría. La estrategia fue positiva y ahí la tenemos hoy, favorita para ser la nueva presidenta.

La prensa chilena ayudó estos años a poner de relieve los errores de Piñera y sepultar al mismo tiempo, su labor como presidente. (Como ejemplo -y estando yo de vacaciones en Chile- hubo un gigantesco incendio en el puerto de Valparaiso. Piñera acudió, con varios ministros, a evaluar los daños y prometió la reconstrucción de toda la zona afectada.

En los noticieros -que duraron horas relatando la tragedia- no se mencionó la presencia del Presidente en el lugar, ni su promesa de ayuda. Sólo en una ráfaga de imágenes se le pudo ver de espaldas... y nada más. Las entrevistas a las víctimas llenaron los diarios y espacios de televisión donde no hubo ninguna mención de la presencia de Piñera en el lugar).

En la misma derecha hay un enorme fatalismo y resignación , incluso antes de llevarse a cabo las elecciones del 17 de noviembre: " La Gordi" es imparable", se comentaba a lo largo y ancho de la angosta franja del país.
No ayudó en nada la presentación de 9 candidatos, quienes polarizaron los votos del electorado. Hoy los 7 que quedaron fuera, posiblemente se inclinen a volcar sus fuerzas en la candidata de la izquierda Michelle Bachelet, como ya lo ha hecho Marco Enriquez. Ominami.

De aquí al 15 de diciembre, hay poco tiempo para crear alianzas entre los grupos restantes. La resignación en los votantes de la derecha llega a tanto que ya se está hablando de que "cuatro años pasan volando".

Sin embargo, existe el temor, bien fundado, que "La Mammy" no haya cambiado y siga con sus visibles simpatías hacia el régimen cubano. Por su parte, La Habana desde hace tiempo que está cultivando la figura de Camila Vallejo para el 2017. Esto si es que no ha cambiado la Constitución chilena y la Bachelet se pueda quedar en el poder eternamente, como sus admirados hermanos Castro.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image