MENSAJE AL CARDENAL ORTEGA

Por Angélica Mora Beals

angelicamorabeals@yahoo.com

Se torna urgente que la Iglesia Católica de Cuba se pronuncie frente a los ataques que se llevan a cabo todos los domingos en contra de las Damas de Blanco y sus acompañantes.
Una entidad, con el peso que tiene de siglos luchando contras las injusticias, debe una vez más pronunciarse en torno a la violencia sistemática que se descarga semana a semana contra esta agrupación de fieles.
Las iglesias siempre han sido santuario para los perseguidos. El Papa Francisco ha demostrado, en el poco tiempo que está en el Vaticano, su sentido de caridad y comprensión en múltiples casos de injusticias que se le han presentado en el mundo.
Viene el 8 de septiembre, fiesta de la Virgen María, en que toda la Iglesia Católica se viste de blanco para celebrar ese día. En Cuba, se espera que una gran cantidad de creyentes concurra a las iglesias y santuarios, especialmente el del Cobre, para esta fecha.
El Cardenal Jaime Ortega, en consulta con el Vaticano, debe girar instrucciones al clero de la Isla para que las mujeres Vestidas de Blanco tengan la protección necesaria en éste y otros días.
Así el Cardenal evitaría una tragedia -que hace tiempo está por ocurrir- ante la violencia desatada contra ese grupo, que tiene un prestigio ganado internacionalmente.
Hay que detener de alguna forma la represión y quizás Ud, señor Cardenal, con la influencia que tiene podría interceder con el gobierno de La Habana para que cese este hostigamiento. Los ojos del mundo están fijos en Cuba, para ver lo que pasa.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image