MADURO LLAMADO DE URGENCIA A LA HABANA

Por Angélica Mora Beals

No es un fin de semana de descanso el que Nicolás Maduro va a pasar en la Habana. No va a Varadero, ni va a tomar mojito, para recuperarse de los agitados días que ha debido afrontar desde que se le ungió como Presidente de Venezuela.

Tampoco va para estar presente en la instalación de la Comisión Mixta Cuba-Venezuela que dicen fortalece los proyectos de cooperación entre ambos países y que es el pretexto del viaje.
"Vamos a revisar todos los proyectos de colaboración" ,dijo Maduro, pero debería haber agregado, colaboración de defensa del gobierno de Miraflores, ante una posible rebelión de los venezolanos.

En realidad Maduro va a Cuba como otro "hijo" obediente -como lo hizo Chávez- a recibir claras instrucciones de cómo actuar frente a la crisis política que vive Venezuela y lo que se avecina.

Hay materias extremadamente delicadas entre ambos gobiernos que analizar y que no se pueden enviar en la valija diplomática... y menos aún hablarlas por teléfono.

Por eso, ante la grave situación que vive Venezuela y que puede ser fatal para los intereses económicos y de pura sobrevivencia del régimen de Raúl Castro, Maduro partió a recibir instrucciones precisas de actuación para los próximos días.

El gobierno de la Habana teme una rebelión en masa de los venezolanos, quienes están llenos de ira por el fraude electoral del 14 de abril y ante la inercia de las autoridades electorales de llevar a cabo un recuento de los votos.

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, a través de la red social Twitter, comentó que los rectores del Consejo Nacional Electoral(CNE), no quieren que los venezolanos vean el cuaderno de votación "para no ver cuántos muertos aparecen votando".

Asimismo, hay alarma en La Habana y Caracas luego que Capriles anunciara que impugnará los resultados de las elecciones.

Raúl Castro y Maduro saben que más de la mitad de los electores votaron por el candidato opositor y son muchos millones de personas que podrían rebelarse y salir a las calles a protestar abiertamente.

Más que nada, la Cúpula gobernante cubana tiene temor a lo que ocurrirá el Primero de Mayo en Venezuela y para preparar la estrategia es que Maduro ha viajado a Cuba.

En un viaje relámpago, Maduro regresará a Caracas, con las debidas instrucciones, este mismo sábado.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image