LA VENEZUELA DIVIDIDA DE MADURO

Por Angélica Mora Beals

Si Nicolás Maduro cree, que con haberse juramentado como nuevo Presidente las cosas se van a calmar en Venezuela, está muy equivocado.

Su asunción al poder como reemplazante de Hugo Chávez no va a durar, porque los venezolanos han probado -una vez más- la falsedad del socialismo y ahora aprendieron a protestar con cacerolazos, que tanta efectividad tuvieron en Chile en los tiempos de Allende y Pinochet.

Entre los mismos chavistas hay descontento y muchos piensan que el conteo de los votos físicos se debía haber llevado a cabo a partir del momento mismo en que se cerraron las mesas de votación el 14 de abril y comenzó la duda de un fraude electoral.

En la oposición existe indignación e ira ante las amenazas de despido, por haber votado por Henrique Capriles.

(El director de deportes de la gobernación de Zulia, Leonet Cabezas, amenazó con botar a los empleados que votaron por el candidato opositor).

La auditoría del 100% de la urnas de votación, anunciada el jueves por el Consejo Nacional Electoral (CNE) tras recibir una impugnación de Capriles, consiste en cotejar la mayor parte de los comprobantes físicos del sufragio con los votos registrados vía electrónica.

Sin embargo, han pasado cinco días y hoy hay cajas que no están en los lugares donde deberían estar y muchas papeletas pueden haber desaparecido.

Los resultados del CNE, se basan exclusivamente en la transmisión electrónica, pero existe además un respaldo físico de cada sufragio y éste puede haber sido alterado.

La ampliación de la auditoría al 100% de las urnas no implica, sin embargo, la apertura de todas las cajas y el conteo voto a voto que pedía la oposición. En realidad será sólo una muestra.

Conociendo lo tramposo que era Chávez, no hay mucha esperanza que la situación cambie con Maduro, quien está aconsejado por los mismos expertos cubanos del fallecido mandatario.

La división entre chavistas y opositores se ahonda y con ella el temor al aumento de la crisis y la violencia.

Hasta el momento se cuentan ocho muertos y unos 60 de heridos en incidentes registrados luego de conocerse el resultado de los comicios del 14 sde abril.

Y el toque de cacerolas -en protesta por el fraude electoral- repercute por todo el país, demostrando que la enorme división política de los venezolanos se ha hecho aún más profunda.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image