LOS VAGOS FIDEL Y OBAMA

Esteban Fernández

Fidel Castro ayer  y Obama hoy, tienen otra similitud: Los dos detestan gobernar porque gobernar conlleva trabajo y responsabilidades y ambos son  unos vagos consuetudinarios. Fidel Castro estuvo 50 años al frente de un gobierno, y Barack Obama lleva cuatro, pero los dos han evitado por todos los medios  la tediosa labor que ser gobernante encierra. Han evitado participar en toda actividad que consideren aburrida y constructiva. 

Observe usted que Fidel Castro se pasó medio siglo en una constante “campaña política”,  y nunca se estuvo  un día completo reunido y encerrado con  un equipo de trabajo. Y lo mismo le sucede, durante cuatro años, a Obama. 

Hace unas semanas cuando el ataque al consulado norteamericano en Libia, algo de enorme trascendencia para este país, el Presidente Obama no le ha dedicado ni 10 horas a reunirse  con los encargados de la política exterior norteamericana, ni con el Congreso, ni con el Senado, ni con nadie. Estuvo dedicado completamente a la politiquería. 

Recuerdo que Fidel Castro creó un  tremendo Consejo de Ministros en 1959. Formó un Gobierno Revolucionario pero nunca dedicó ni tres  horas a reunirse con José Miró Cardona, ni con Manuel Ray Rivero, ni con Regino Boti, ni con Rufo López Fresquet, ni con el supuesto Presidente  Manuel Urrutia Lleó. 

A ambos lo que les encanta son los aplausos, las peroratas, el halago de las masas, las tribunas, los guatacas, los estrechones de manos, la egolatría,  nada de "morder el cordobán" trabajando arduamente (en silencio y anónimamente) en beneficio de sus pueblos. Son enfermos del delirio de "figurao". 

Es más, antes de llegar al poder a ninguno de los dos se les conoce  trabajos difíciles y duraderos. Eso que hacemos casi todos al laborar durante 8 horas diarias, por años, ellos lo han evitado por completo. 

Son dos abogados que han utilizados sus diplomas como papel higiénico.  Hasta el vago mas vago del mundo puede decir que dedicó seis meses a trabajar en una fábrica, o en una oficina,  en una tienda, en su oficio, o en su carrera. Ellos dos, no. Nada de pinchar.  Estar al frente del gobierno de un país y de un pueblo,  requiere muchas horas, días, meses y años de una profunda dedicación y ellos son alérgicos a eso.  

En los momentos más difíciles de la nación cubana Fidel Castro ha estado dedicado a visitar a la vaca Ubre Blanca, a ver un juego de pelota, y a medio millón de actos públicos. Fidel Castro y Barack Obama se han dedicado a “dar cotorra”, a "dar muela", a descargar, a discursear, a repetir consignas... Son holgazanes e irresponsables.  

Jamás, ninguno de los dos se ha levantado por las mañanas y pensado: "Hoy voy a trabajar". Los dos han dedicado todos sus esfuerzos a payasear y buscar la forma de mantenerse en el candelero.  Yo creo que ambos hubieran sido unos magníficos payasos en el "Ringling" aquí y en el "Santos y Artigas" allá. Aunque "ser payaso"  conlleva trabajo también y a eso ellos le han huido durante toda sus vidas. 

¿Se acuerdan que a eso le llámanos los cubanos “tirar majá”? Sí, eso es lo que han hecho lo dos: "Tirar majá". Los miembros de los gabinetes de estos dos individuos siempre se han vuelto locos sin saber el día exacto (que nunca llega) en qué se van a sentar con ellos a discutir un tema serio que afecte a sus respectivas naciones. 

Y claro, repito, estoy hablando del Fidel antes de ser el vegetal que es hoy. Ya les dije que estoy hablando del Castro de ayer y del Barack de hoy. Un par de perezosos y remolones. Y cuando los gobernantes no gobiernan los países se hunden y cunde la vagancia nacional. 

No hay nadie, ni en los Estados Unidos, ni  en Cuba, que haya visto a Fidel Castro y a Barack Obama  dedicándole 48 horas consecutivas a una labor fructuosa. Todos los esfuerzos son dedicados a alimentar el culto a la personalidad de ambos. En eso sí son incansables como el conejito de "Energizer". Y muchos confunden las actividades febriles promoviendo sus egos con laboriosidad. 

¿No se acuerdan ustedes que durante las campañas de Fidel Castro de realizar zafras azucareras gigantescas se aparecía en un cañaveral y cortaba 20 cañas, le tiraban 40 fotos y se iba? Cosas parecidas hace Obama. Ambos son magníficos palucheros y terribles administradores. 

Gobernar es un arte,  es dedicar miles de horas de trabajo en busca del beneficio colectivo.  Pero a estos dos hombres lo que les gusta es el alarde, el narcisismo, la actitud teatral, los aspavientos, la demagogia, y de “camellar” cero. 

 

 

 

COMENTARIOS


Los retrataste, nunca he visto mejor retrato de los dos. :)
Hace 2434 dias.

Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image