Una droga de Novartis, promesa contra la malaria

 

 

 

 

Un equipo internacional de científicos ha descubierto un prometedor nuevo medicamento que representa una innovadora clase de medicamentos para tratar la malaria, una de las principales causas de muerte en el mundo en desarrollo.

La nueva droga resultó efectiva cuando fue probada en un pequeño grupo de ratones, según un estudio descrito en la publicación especializada Science. Los ensayos clínicos en seres humanos, respaldados por el gigante farmacéutico suizo Novartis AG, podrían comenzar este año.

El descubrimiento coincide con dos novedades en la lucha contra la enfermedad propagada por mosquitos. Algunas zonas de África muestran una caída en las muertes por malaria, gracias a un uso más amplio de insecticidas y redes de mosquiteras, además del uso de la potente droga Artemisinin.

Al mismo tiempo, hay señales preocupantes de que el parásito de la malaria en partes del Sudeste de Asia está desarrollando una resistencia al Artemisinin, el principal pilar del tratamiento utilizado por casi 100 millones de pacientes alrededor del mundo. Esta resistencia ya ha mermado en el pasado la efectividad de otros tratamientos.

"Estamos entusiasmados con la llegada de una nueva clase de droga porque nos ayudaría a mantenernos un paso por delante del parásito", afirmó Robert Newman, director del programa global de malaria de la Organización Mundial de la Salud, quien no estuvo involucrado en el estudio de Science. Sin embargo, advirtió, "el proceso para sacar una droga al mercado es muy largo…muchas drogas nunca lo logran".

 

El parásito de la malaria puede causar fiebre, dolor en las articulaciones y hasta la muerte. El año pasado, el número de casos de malaria ascendió a un estimado de 240 millones. Del total de muertes, 91% ocurrió en África y 85% eran niños menores de cinco años, según la OMS. Aun así, la lucha contra la malaria ha logrado avances y una potente nueva droga podría mantener ese impulso.

En 2009, el número de muertes por malaria a nivel mundial cayó a 836.000 frente a más de un millón apenas unos años antes, incluyendo reducciones en Eritrea, Ruanda, Zambia y Zanzíbar. Durante los últimos 10 años, los casos de malaria han caído en nueve países africanos y en 29 otros países.

Muchos compuestos antimalaria en fase de prueba hoy día son derivados de drogas existentes; es difícil encontrar un medicamento que logre matar la malaria de una manera totalmente novedosa.

Cuando los parásitos de la malaria infectan a las personas, pasan parte de su ciclo de vida en la sangre y el resto en el hígado. En 2007, Elizabeth Winzeler del Instituto de Investigación Scripps en la Jolla, California, quien también trabaja para Novartis, empleó robots para investigar 12.000 químicos naturales contra el plasmodium falciparum, el parásito más peligroso de la malaria. Winzeler y sus colegas produjeron el NITD609, un compuesto que mató a dos especies de parásitos en la sangre y también fue efectivo contra variedades más resistentes a los medicamentos.

Luego aplicaron la droga, un compuesto conocido como spiroindolones, a ratones. Un ratón con malaria usualmente muere en una semana. Pero cuando cinco ratones fueron tratados con NITD609, se curaron sin ningún efecto secundario. Otras pruebas con ratones también mostraron resultados prometedores.

"El próximo paso sería probarlo con humanos", indicó Winzeler. "Hasta donde yo sepa, no hay señales preocupantes".

Otros estudios están por desarrollarse y, "asumiendo que los resultados son exitosos, el compuesto podría pasar a pruebas clínicas a finales de año", dijo una portavoz de Novartis.

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image